¿Qué hacer si sufres acoso sexual en el trabajo?

459

Miradas, insinuaciones, comentarios alusivos a situaciones sexuales, toqueteos, hostigamiento: todo ello es acoso sexual.

En México 1.4 millones de mujeres sufren esta transgresión en el ámbito laboral , según datos del Colegio Jurista. Por lo general, se asume que el acosador es una persona con un cargo más alto dentro de la organización, pero esto está muy alejado de la realidad. La agresión puede proceder de cualquier individuo e incluso de cliente con quienes nunca se haya tenido contacto.

Publicidad

Así, este tema está presente de manera recurrente en la agenda de los medios de comunicación y de varias organizaciones no gubernamentales a favor de la equidad de género.

En el 2016 la Secretaría de Gobernación, en colaboración con InMujeres y la Secretaría de Función Pública, emitió por primera vez un protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento y acoso sexual.

Por otro lado, ONU Mujeres trabaja en coordinación con la Organización Nacional del Trabajo para que en 2018 se cree una norma internacional contra la violencia y acoso contra las mujeres en los lugares de trabajo.

Pero mientras se esfuerza por avanzar en materia legal, hay ciertas medidas con las cuales apoyarse ante esta situación.

Lo primero es reconocer qué tipos de conductas se están enfrentando y saber que no se trata de algo propiciado por la mujer.

Una vez identificado, se puede recurrir al protocolo de tu empresa y solicitar protección a las autoridades correspondientes. Los especialistas señalan que contar con evidencias como una grabación o fotografías puede hacer que la denuncia sea exitosa.

Por último, lo ideal es presentar una denuncia formal. El acoso sexual es un delito, así que lo mejor es realizarlo de manera penal. En el Ministerio Público se realiza una denuncia sexual, que se refiere a cuando alguien te toca sin tu consentimiento o realiza otro tipo de agresión mayor. Mientras que en el juez cívico se levanta una denuncia por falta administrativa cuando alguien hace un comentario lascivo o molesto sin tu consentimiento, pero sin agresión física.

El paso más importante es poner nombre a las circunstancias y buscar apoyo para frenarlo cuanto antes.