Alfonso Casas: el ilustrador de los corazones rotos con el que es imposible no identificarse

1180

Todos disfrutamos ver, leer o escuchar una gran historia de amor, soñamos con él y fantaseamos con estar en los zapatos de los protagonistas, lo aceptes o no. Pero seamos realistas, son pocos los afortunados en tener esta clase de amores. Y lamentablemente es más fácil encontrar personas que han tenido rupturas de corazón de película que amores como éstos.

Es por eso que el Instagram de Alfonso Casas es una parada (y un follow) obligatorios para todos los que han aprendido a tomar las decepciones amorosas con humor. “Si te encuentras en una situación dolorosa y una de mis ilustraciones te hace sacar una sonrisa, es que estás dando el primer paso para superarlo” bromea Alfonso. El ilustrador español se ha convertido en la voz del (des)amor y a través de inteligentes y hermosas ilustraciones hará que te sientas identificado con más de un par de situaciones.

Si despejamos la X resolvemos el problema | 2016

A post shared by alfonsocasas (@alfonsocasas) on

Publicidad

Al tratar un tema como el (des)amor, necesitaba un símbolo que lo representara y que fuera entendido en todo el mundo” nos platica Alfonso sobre cómo adoptó los corazones como su símbolo insignia. “Sin embargo las representaciones pictóricas que suelen hacerse del corazón no transmiten la crudeza de los hechos que en ocasiones uno encuentra cuando se enamora. Es por esto que elegí una forma sintetizada pero más cerca a la de un corazón anatómico, porque quería expresar lo visceral y duro que a veces puede resultar el amor“.

Rompecorazones | 2016

A post shared by alfonsocasas (@alfonsocasas) on

En 2015, Alfonso publicó Se(nti)mental, su primer libro en el que compiló algunas de sus mejores ilustraciones. El libro viene con una plantilla de stickers con los que puedes completar algunas de las láminas y créenos, es la clase de libro que vas a atesorar por siempre.

Beer para creer (3 AM/5 AM) | 2016

A post shared by alfonsocasas (@alfonsocasas) on

Tal como sucede al escuchar las canciones de Adele o de Sam Smith, al ver las ilustraciones de Alfonso no puedes evitar preguntarte la historia detrás de estas piezas. Según nos platica, la mayoría vienen de historias reales, aunque no necesariamente del momento presente. “El 80% suele basarse en experiencias propias. Es más, te diría que casi todas provienen de los mismos recuerdos”.

¿Y cree Alfonso Casas en el amor? 

“Rotundamente. Con el paso de los años he aprendido a identificar un poco mejor lo que es el amor de lo que no lo es. Sobre todo he aprendido que el amor no se consigue cuando encuentras una pareja, el amor es una carrera de fondo y un trabajo en el que debes esforzarte cada día.”

No te lo puedo decir más alto (más claro, tampoco) | 2015

A post shared by alfonsocasas (@alfonsocasas) on

Su más reciente amor tiene nombre y forma, se trata de su segundo libro El final de todos los agostos. Una historieta en la que expone el mismo sentimentalismo al que nos tiene acostumbrados pero de manera más extensa. “Al final este cómic sigue tratando de un tema recurrente en mi trabajo como es el amor, la amistad y ese (a veces doloroso) espacio que queda entre medio”.

Llegó el día! Por fin está a la venta "El final de todos los agostos", y esta mañana al tenerlo en la mano y ver lo bonito que ha quedado, he recordado una de las reuniones que tuve con la editorial hace ya mucho tiempo (más de un año ya), para hablar sobre la publicación del libro. Para que os hagáis una idea, estas reuniones son un poco como escribir la carta a los Reyes Magos y pedir dos bicicletas, una videoconsola y un coche teledirigido; tú pides pero luego tienes que recortar un poquito, que una cosa es hacer magia y otra hacer milagros. Total, que en una de esas reuniones surgió la idea de si el libro debería estar retractilado. Para los que no lo sepáis, retractilar un libro es cubrirlo con un plástico que lo protege de posibles roces, pero a la vez impide que puedas ver el contenido del interior. Y en este caso, era fundamental que el interior del libro pudiera verse. Que a ver, siempre hay un ejemplar abierto para ojear, pero para mí era muy importante que nadie se llevara el cómic a ciegas. Porque este libro no sigue el esquema de esa doble página en rojo y negro que utilizaba en "Sentimental". A ver, no es que ahora me haya convertido en Chuck Norris, seguramente el sentimiento sigue siendo el mismo, pero el vehículo es muy diferente, y no quería engañar a nadie. De nada me iba a servir que el libro fuera hoy el más vendido y mañana el más devuelto. Así que propuse a @Lunwerg (que algo de magos sí tienen) que me dejaran diseñar una sobrecubierta especial, que protegiera pero que a la vez dejara ver el interior. Este es el motivo por el que la primera edición de "El final de todos los agostos" tiene esta sobrecubierta transparente. El libro está disponible desde hoy, así que ya podéis ojearlo en cualquier librería. Tiene una capa que lo protege, sí, pero a la vez permite ver su interior. Como todo lo que merece la pena, no?

A post shared by alfonsocasas (@alfonsocasas) on

Si bien el libro y algunas de sus ilustraciones hacen referencia a relaciones gay, la capacidad que tiene de lograr que cualquiera se sienta identificado, es el argumento más sólido -gracias Alfonso- para demostrar que el amor es universal, libre de etiquetas. 

Casas se siente agradecido por la respuesta que su obra ha tenido en redes sociales, pero si alguien debe estar agradecido, somos nosotros. Ha usado el poder de las redes para acercarnos a uno de los rincones más ocultos en nosotros, nuestro propio corazón. Sus creaciones son una invitación constante a revisitar nuestros propios sentimientos, admitir lo que nos duele y reconciliarnos con nuestro pasado. Ha cruzado la línea entre ilustrador y poeta para crear una forma de literatura gráfica que podríamos y querríamos ver/leer todo el día.

“Creo que mis ilustraciones transitan por esos lugares comunes en los que todos hemos estado alguna vez, y eso hace que el lector se involucre con ellas y las sienta un poco suyas. Todos nos hemos sentido invencibles cuando nos hemos enamorado y completamente vulnerables cuando nos rompen el corazón. Es esa sensación de no estás solola que quiero transmitir con mis ilustraciones.”

No cabe duda

A post shared by alfonsocasas (@alfonsocasas) on