Oso Polar, la primera película mexicana ‘filmada’ con un iPhone

675

Para el cineasta Marcelo Tobar le parece un poco irónico que la película que por fin lo llevó al Festival Internacional de Cine de Morelia, fuera filmada con su teléfono. “A mí no me abrieron las puertas del cine, el teléfono se volvió como un ariete para tirar esa puerta”, explicó el también director de Asteroide y Dos mil metros (sobre el nivel del mar) tras la función de prensa.

El drama, que es un road trip por la Ciudad de México que tiene como temática central el bullying, retrata el reencuentro de tres amigos de la infancia que se dirigen a una reunión del grupo de compañeros de la primaria. “Me parece que cambian las cosas para muchos cineastas nuevos. Esto demuestra que el cine ya no es elitista si tienes rigor cinematográficos, interés y cuidado. Esto para mí es la democratización del cine. Esta es la historia de mi carrera, hacer las cosas como puedo, si eres cineasta tienes que filmar y si no te dan lana pues ves cómo le haces”.

Publicidad

Protagonizada por Humberto Busto (El Chapo y Amores perros), Verónica Toussaint y Cristian Magaloni, la cinta explora si en realidad existe un cambio en las personas o si “seguimos siendo los mismos que cuando teníamos 7 años”. A Tobar, quien filmó sólo con un equipo de 12 personas —un crew minúsculo para los estándares cinematográficos— se le ocurrió esta película justamente tras asistir a una fiesta de reencuentro. “Esa fiesta me despertó cosas muy densas. Yo tenía una imagen de mí mismo como niño que era muy distinta a la realidad. Te das cuentas que no tienes resueltas desde que tenías 7 años”, explicó el director mexicano. “Después de un rato vi como los que eran tímidos lo seguían siendo y los bullies, también. En realidad somos los mismo aunque vamos pensando que nosotros sí vamos creciendo y los demás no. Fue una expiación del pasado”.

Para Tobar, el hecho de que una película con esta característica técnicas forme parte de un festival es un cambio de paradigma y la posibilidad de romper con el monopolio de la visión cinematográfica del mundo, dominada por la clase social alta. “Una vez un productor me dijo: ‘Por qué quieres que se hagan más películas si ya se hacen demasiadas?’. Tiene razón, se hacen muchísima, pero quién dice que ésas película las están haciendo las personas indicadas. Yo me doy cuenta que mucha gente que filma lo hace porque tiene lana. Hay un monopolio de una clase social sobre la visión del mundo y hoy porque el teléfono con cámara existe se pueden empezar a ver historias desde otras perspectivas y otras voces. Es como cuando la música salió de la élite y se empezó a hacer en la calle. Quizá dijeron en ese entonces que eso no era música… pero la verdad es que a nadie le importa lo que opinen ese tipo de personas”.

Oso Polar, que también formará parte del Festival de Cine de la Habana, será estrenada el 10 de noviembre en la Cineteca Nacional y en el circuito de salas alternativas, como Cine Tonalá. Aunque en México, esta película es a primera de su tipo, la primera en el mundo en ser filmada con un iPhone fue Tangerine (2015), multipremiado filme que figuró como nominado al Premio de la Audiencia del Festival de Sundance. Desde entonces se han hecho más, al grado de que cineasta formales como Steven Soderbergh han incluso filmado así. La película secreta de este cineasta, aún sin título revelado, es protagonizada por Claire Foy (The Crown) y June Templ (Vinyl).