¡Peligro! 6 señales de que estás saliendo con un ‘f**kboy’

1389

Decía Oscar Wilde que no existe mayor cobardía que enamorar a una mujer cuando no hay la intención de amarla; y estoy totalmente de acuerdo. Creo que todas hemos pasado por la experiencia de que un hombre comience a buscarte, te invite a salir, se comporte como un verdadero encanto… hasta que accedes a tener relaciones con él. A la mañana siguiente o tras algunos encuentros esporádicos, con trabajos te dirige la palabra, deja de escribirte y eventualmente desaparece; cuando mucho, deja tus mensajes en “visto”.

¿Pues qué pasó? ¿Qué hice mal?, se pregunta una hasta el cansancio. Así que hablas con todas tus amigas para repasar hasta el último detalle de la experiencia. Pero no sirve más que para desahogarte, porque al final te das cuenta que tu no hiciste nada mal y que ninguna tiene la mínima idea de por qué el hombre de tus sueños se convirtió en un patán de la noche a la mañana.

Publicidad

Aunque se acusa a los millennials de ser responsables de esta tendencia, lo cierto es que es un comportamiento común en cualquier generación. Según estudios realizados por Psychology Today, prácticamente todos los hombres mienten, en mayor o medida, para conseguir sexo. Pero también es verdad que el tipo de macho que convierte esta conducta en algo patológico, es un sujeto tan inseguro, egocéntrico y hedonista, que sólo puede sentirse valioso acumulando conquistas y presumiéndoselas a sus amigotes. Curiosamente, es también el primero en condenar a una mujer que vive libremente su sexualidad.

En resumen, el F**kboy es todo un Neanderthal al que hay que evitar a toda costa si queremos mantener el corazón de una pieza, así que aquí algunas maneras de identificarlo para poder salir corriendo a tiempo:

1. Es un excelente cazador, así que sus redes sociales estarán llenas de chavas guapas y solteras; en sus fotos  siempre estará haciendo algo que las mujeres consideramos súper cool y publicará muchos memes inspiracionales.

2. Avanza muy rápido, así que te dedicará mucho de su día y al poco tiempo empezará a llamarte guapa, bonita, hermosa, amor, etc. Aproximadamente dos minutos después te declarará su amor apasionado

3. También tardará poco en querer iniciar sexting contigo, algunos llegarán incluso al extremo de pedirte fotos íntimas o –peor- te mandarán una de ellos que nunca pediste.

4. Si el asunto progresa más allá del One Night Stand, sólo querrá verte entre semana, jamás te llamará por teléfono (a menos que quiera que vayas a un booty call nocturno), y nunca será cariñoso contigo en público.

5. A pesar de haber desaparecido por varios días o semanas, volverá a buscarte de repente y se portará igual de bien que al principio… pero no te engañes, el ciclo se repetirá después de tener sexo contigo.

6. Si en algún momento te atreves a hacer la famosa pregunta de “¿Qué somos?”, echará mano de algún trauma para decirte que está imposibilitado para una relación de pareja o de algún cliché tipo: “no creo en las etiquetas” o “¿a poco tu todavía crees en al amor? Por favor, contéstale que sí, porque todas nos merecemos mucho más que lo poco que un F**kboy nos puede dar.