3 cosas que tienes prohibido hacer si perdonas una infidelidad

8566
- Publicidad -

Que te pongan el cuerno es una de las experiencias más traumáticas por las que puedes atravesar. Por una parte es humillante por el engaño y por otra, es súper doloroso pensar que el otro haya buscado satisfacción sexual y emocional en otro lado. Es al mismo tiempo, un bombazo a la autoestima y una enorme decepción que destruye la confianza que le tenías.

Los códigos actuales de conducta establecen que toda mujer que se respete debe mandar muy lejos al sujeto que se atrevió a serle infiel, pero no siempre es tan fácil, sobre todo cuando, a pesar de lo que pasó, lo sigues queriendo. Y es que aunque parezca una idea del siglo pasado, lo cierto es que los hombres sí son capaces de separar el sexo de los sentimientos, que un error lo comete cualquiera y que nadie conoce la relación mejor que tú. Así que no necesitas darle explicaciones a nadie si decides perdonarle una infidelidad, pero si lo haces toma en cuenta que también vas a tener que poner de tu parte para que la relación funcione y desde ahí, hay cosas que tienes prohibido hacer después de perdonarlo.

Publicidad

1. Convertirte en la eterna víctima

Tu perdón no sirve de nada si lo conviertes en un arma que vas a sacar cada vez que tengan una pelea o si vas a guardar tanto rencor que vas a cobrársela para siempre. Si vas a disculpar una infidelidad es para olvidar que pasó; se trata de dejarla en el pasado y construir algo nuevo a partir de ahí.

2. Volverte la espía paranoica

Es obvio que él va a perder tu confianza, por lo tanto, es muy saludable que le digas lo que necesitas que haga para que la recuperes. Si ambos están de acuerdo, por ejemplo, en que durante un tiempo tendrás acceso total a sus mensajes y chats, adelante; pero si no, no lo espíes ni trates de controlar cada uno de sus movimientos, es muy desgastante y no es justo ni para él ni para ti. Una relación es para disfrutarse, no para padecerse

3. Sentirte con derecho a un free-pass vengador

Muchas parejas deciden intentar una relación abierta después de haber pasado por una infidelidad. De nuevo, si ambos están de acuerdo, puede ser una buena solución, pero si estás perdonando pensando que eso te da derecho a pagarle de aquí en adelante con la misma moneda, lo que estás buscando es venganza, no reconstruir la relación. Para eso, mejor no lo perdones y sigue adelante con tu vida. Hay muchos peces en el mar.