Qué significa ser pansexual y cómo es diferente de la bisexualidad

12676
- Publicidad -

En un mundo en donde lo que entendemos por sexualidad y género están muy lejos del par de categorías simplistas de ‘hombre’ o ‘mujer’ con las que se definían en el pasado, el término pansexual es cada vez más escuchado y repetido desde que Miley Cyrus declara en 2015 a la revista ELLE británica que esa era su orientación sexual. En su momento, la noticia se convirtió en trending topic y desde entonces la palabra se utiliza indiscriminadamente a diestra y siniestra, sin embargo son muy pocos los que verdaderamente saben lo que significa ser pansexual.

¿En qué consiste tener una orientación pansexual?

Publicidad

Empecemos porque es una orientación, es decir, se nace con ella; no es una preferencia porque no es algo que se elija como estilo de vida. Una persona pansexual es alguien para quien es irrelevante la orientación sexual o identidad de género (que tiene que ver más con la sexualidad psicológica que con la física) del otro para sentirse atraído sexual o románticamente hacia esa persona. En el ámbito médico esta orientación también es conocida como omnisexualidad.

¿Son lo mismo bisexualidad y pansexualidad?

No, aunque la línea que las separa es bastante fina y difusa. Alguien bisexual puede sentirse atraído tanto por personas de su mismo género como del opuesto, y el prefijo ‘bi’ sigue haciendo referencia a la antigua concepción de la existencia de sólo dos géneros. Para un pansexual lo importante es la persona, por lo que la identidad de género es irrelevante, así que puede sentirse atraído por personas de cualquier género: cisgénero, transgénero, intersexual, andrógino, etc.

¿De dónde viene el término?

‘Pan’ proviene del griego y significa ‘todo’. La palabra fue utilizada por primera vez por Sigmund Freud a principios del siglo XX, pero no la usó para definir este tipo de orientación sexual, si no para explicar que el instinto sexual está presente en todas las conductas humanas, y de hecho lo uso para definir “la perversión de cualquier experiencia cargada con emociones sexuales”, así que nada que ver.

Por: Claudia Llaca