Las tres mejores ciudades del mundo para recorrer en bicicleta

259
- Publicidad -

La bicicleta es una de las herramientas más amigables con el ambiente para recorrer el mundo. Aunque hay muchas ciudades que apenas comienzan a considerarlo como un gran campo de oportunidad para atraer turismo e incrementar la calidad de vida de sus habitantes, hay algunas que llevan la delantera en este sentido.
Aquí te dejamos los tres ejemplos a seguir de aquellas ciudades a las que no hay que perderles la pista por el gran esfuerzo que han hecho por hacer de sus calles zonas aptas para moverse en bicicleta.

1. Copenhague, Dinamarca

Publicidad

Esta ciudad está hecha para los ciclistas. La capital y la ciudad más poblada de Dinamarca hace 40 años sólo tenía coches en sus calles, ahora 5 de cada 10 daneses que viven aquí llegan a su trabajo o a la escuela en bicicletas. Es la mejor ciudad para andar en ella en todo el mundo, en menos de cinco años desplazó del primer lugar a Ámsterdam, Alemania.
En bici se puede recorrer la ciudad, las hermosas playas de arena blanca, las islas, los parques y las dunas, también los sitios más turísticos como el Castillo de Hamlet o el Museo de barcos Vikingos. ¿Pero cómo es que estos daneses llegaron hasta aquí?

Fueron consistentes en su inversión en ciclismo como forma de transporte, tiene mil kilómetros de ciclovías. La aceptación de la ciudadanía al tema ciclista es tan grande que son una ciudad que innova todos los días en materia de diseño de bicicletas. De 2012 a 2014 incrementó de un 36% a un 45% la capacidad modal de la ciudad.
La inversión en infraestructura se ve reflejada en obras como los dos puentes ciclistas que cruzan el canal, The Snake la rampa elevada para dar movilidad por encima del puerto y la próxima inauguración de cuatro nuevos puentes en diversos puntos. Ahora es más fácil cruzar la ciudad de lado a lado.
Tiene un sistema de bicicletas públicas completamente gratuito, sólo tiene que dejar una fianza de tres euros y la recuperarás cuando dejes la bici en cualquier otra estación. ¿Un plus? Puedes llevar tu bici en el metro y en el tren.

2. Sevilla, España

No había mejor lugar en el mundo para andar en bici que Sevilla. Fue la primera ciudad en demostrar que en un corto tiempo era posible colocar a las bicicletas como parte del paisaje urbano.
Antonio Vázquez, propietario de Sevilla Bike Tour (la primera tienda de cicloturismo de la capital andaluza), cuanta que fue en 2006 cuando se construyó el primer carril ciclista de tan sólo 12 kilómetros de largo y fue entonces que la ciudad comenzó su transformación de las cuatro a las dos ruedas.
Hoy es posible recorrer los lugares más emblemáticos disfrutando del paisaje a la orilla del canal, de la libertad de andar entre los jardines del Parque de María Luisa o de la Plaza de España y de poder aparcar la bicicleta en un barandal para correr a la cima de Metropol Parasol para ver uno de los atardeceres más bellos de esta ciudad. Algunos de los esfuerzos que nos dan esa posibilidad son los siguientes:

Sevilla tenía sólo .2% de infraestructura para rodar y en pocos años llegó a un 7%. Hoy hay poco más de 80 kilómetros de ciclovías por las que circulan unos 70 mil ciclistas.
Otro de sus aciertos es que comprendió cómo debía ser el sistema de difusión de los beneficios y venció las barreras sociales que se oponían a la movilidad sustentable.
Su trabajo se está replicando en el resto de Andalucía, Sevilla les dejó el molde que deben de seguir para ser una ciudad exitosa y llena de ciclistas.
Su único error que detener la inversión y el desarrollo en esta materia, muchas consultoras le han recomendado no ser la ciudad que hizo algo grandioso, sino ser la ciudad que inició con esta ola y continúa haciéndolo perfecto.

3. Buenos Aires, Argentina

Es la prueba viviente de que el éxito de Sevilla es replicable y aplicable. Esta ciudad latinoamericana se ha puesto a la par de las mejores ciudades europeas, es de las pocas de este continente que dan la cara en pro del transporte no motorizado.
Se puede andar entre la arquitectura memorable, llegar a los museos y monumentos, tomar un receso en los parques, ir al teatro, al bar o a cualquier lugar que te pase por la mente en dos ruedas, de forma cada vez más segura.
Aclaremos que Baires está en progreso y que seguramente pronto veremos una amyor evolución en sus calles, mientras hay que mirar los puntos a favor que están enamorando a todos los ciclistas del mundo.

140 kilómetros de ciclovías en tres años, la mayoría con protecciones para los usuarios, algo que contribuye a dejar en claro que andar en bici sí es seguro.
Está trabajando en un paquete completo: hacer habitable la ciudad con menos tráfico, menos coches, más transporte, más espacios adecuados para peatones y ciclistas.
Ha probado que la suma de políticas correctas más inversión es la clave del éxito para así llevar a la ciudad hacia el nuevo milenio. El futuro huele a una cantidad mínima de coches, muchas bicis y transporte público sustentable.
Implementó un sistema de bicicletas públicas, tienen 100 estaciones, nació en 2009 y hoy ya tienen 180 mil usuarios y contando…