Adulting right: 10 consejos para mejorar tus finanzas personales

609
- Publicidad -

Nunca es tarde para comenzar a organizar las finanzas personales, si bien pocos son los afortunados que han recibido una guía de cómo sacarle mejor provecho a la economía individual, los demás no estamos exentos de aprender mejores métodos para estructurar nuestros recursos.
Por ello, de la mano de expertos, te dejamos una guía práctica para mejorar tus hábitos financieros, pues, según dice Jorge Torres, el Director General de Educación Financiera de la CONDUSEF: “Como cualquier hábito hay que esforzarnos por crearlos y siempre hay tiempo para hacerlo, cambiar nuestras malas prácticas nos puede asegurar un mejor futuro y una mejor calidad de vida”.

Publicidad

via GIPHY

1. Independencia financiera, las claves para lograrla
En algún momento tenemos que dejar el lugar en el que crecimos, hacernos independientes y sobrevivir con nuestros propios ingresos. Pero antes de dar ese paso, hay que hacer un presupuesto para determinar nuestras necesidades futuras y considerar cuántos recursos tendremos que tener para mudarnos y para vivir mes con mes fuera del nido. Hay que estar conscientes de los gastos fijos y prepararnos para la compra de los elementos básicos que necesitamos en el nuevo hogar. “Hay que prever para evitar sufrir. Siempre es más más accesible dar el paso acompañados que solos”, dice Torres.

2. La importancia de tener un presupuesto
En él pondrás los gastos obligatorios: renta, alimentación, transporte, vestimenta, así como las deudas. Esto te permite tener claridad de tu situación financiera, ubicar los gastos “hormiga” que no necesitas y plantearte ahorrar.

3. ¿Cómo definir si mis gastos son necesarios?
Torres recomienda hacer un diario de gastos, en la libreta anotar cada día cuánto y en qué gastamos nuestro dinero. Esto nos ayuda a analizar compras pequeñas que quizá no son relevantes como comprar café todos los días o dar altas propinas en restaurantes. Cuando logremos reducir o eliminar estos pequeños gastos veremos que nuestras finanzas estarán más estables.

4. Momento de empezar a ahorrar
Siempre hay tiempo para ahorrar, no importa la edad que tengas. El ahorro debe ser parte del presupuesto, debe ser un monto fijo que mensualmente se separe de los gastos corrientes, no se trata de resguardar lo que nos sobre sino de convertirlo en un gasto importante mes a mes.

5. ¿Para qué ahorrar?
Hay tres tipos de ahorro básicos: el que realizamos con una meta fija como comprar un coche, estudiar un posgrado, poner un negocio o invertir; aquel que es para emergencias que salen de nuestro presupuesto común como un problema de salud, accidente o deterioro del hogar; y el ahorro para el retiro, del que somos responsables todos los trabajadores y que nos ayudarán a tener recursos para vivir cuando nuestra vida laboral termine. Los tres son objetivos válidos, elige el que mejor te funcione.

6. Siguiente paso: invertir
Lo que viene es hacer crecer el ahorro bajo estos dos consejos: no invertir todo en lo mismo, ni la totalidad de tu ahorro, y acudir a instituciones financieras autorizadas. Se recomienda que la primera inversión sea de bajo riesgo, quizá con un rendimiento bajo, y se haga considerando que no podrás utilizar el dinero en un plazo menor a un año.

7. No caigas en fraudes
Evita a toda costa participar en pirámides, flor de la abundancia o telares, ya que hay altos riesgos de que pierdas tu inversión, pues el modelo es insostenible. Si vas acudir a una institución compara con otras el rendimiento, analiza el promedio general de beneficios a largo plazo que se ofrecen en el mercado y si te ofrecen una tasa al doble del promedio del mercado, cuidado, podría ser un fraude.

8. ¿Crédito? El secreto para aprovechar sus beneficios
Las tarjetas de crédito son una herramienta que nos puede ayudar a mejorar nuestro bienestar, siempre que las usemos de forma responsable. Si te interesa alguna, primero conoce tu presupuesto, determina tus gastos necesarios y tu meta de ahorro, lo que sobre te dará tu capacidad de endeudamiento y así sabrás cuánto puedes pagar mensualmente a un crédito. Recuerda que este instrumento sólo es para comprar cosas que necesitas.

9. Regla de oro
Comparar, siempre comparar. Sólo así sabremos si lo que nos ofrecen nos conviene realmente, ya sea en un crédito, en un préstamo o en una inversión hay que buscar los diversos productos que nos ofrecen en el mercado para tomar decisiones informadas y conscientes.

10. No le temas al buró de crédito
Todos los que hemos adquirido un crédito o tenemos una línea telefónica o de cable estamos en el buró de crédito y no, no es malo. Es benéfico si respetas los contratos con las compañías y pagas a tiempo, eso te permitirá en un futuro tener acceso a mejores créditos –como el de vivienda–, con tasas más baratas. Tener puntos negativos te dificultará este camino, recuerda que tener deudas no sólo ensucia tu imagen dentro del buró sino que también puede acarrearte problemas de salud, debido a las preocupaciones.