“Bury your gays”: el crimen cinematográfico contra la comunidad LGBT

586
- Publicidad -

Los espectadores no se lo toman muy bien. Cuando uno de sus personajes favoritos muere y -por consecuencia lógica- sale del show, puede ser motivo para simplemente abandonar la serie y comenzar una campaña en redes sociales que muestre su desacuerdo. Pero, ¿qué pasa cuando el rol en cuestión es LGBT?

Este fenómeno que en múltiples ocasiones coloca a los guionistas y productores de las series televisivas contra la pared, tiene un nombre. En inglés se utilizan las expresiones  “dead lesbian syndrome” y “bury your gays” para referirse a esos episodios en los que personajes que representan a la diversidad sexual mueren, según la percepción del espectador, de manera injustificada para el desarrollo de la trama.

Publicidad

Si bien en programas de televisión, películas y series, la representación de la comunidad ha tenido un importante crecimiento en las últimas décadas, apenas ocupan el 4,8% del total de los personajes que conforman la oferta de contenidos, según los resultados publicados por la organización GLAAD en su estudio anual Where we are on tv. Aquí la respuesta al desacuerdo de la audiencia cuando los personajes con los que se identifica mueren repentinamente.

via GIPHY

El reclamo se agudiza cuando, según la teoría que configura este fenómeno, los personajes  fallecen solo después de una importante revelación, un momento de gran alegría o algún contacto afectivo trascendental con otro personaje. Algunos espectadores leen en estos mensajes un descrédito para las minorías sexuales y se entiende como la imposibilidad de una lesbiana, un homosexual, bisexual o transexual de tener una vida en plenitud. Planteamientos que ocurren fuera de la ficción, donde el contexto de odio y la violencia cotidiana que sufre la comunidad presenta cifras alarmantes.

A esto, los guionistas y productores tienen respuestas, las cuales se relacionan con conflictos de los actores para continuar asuntos relacionados a la producción o necesidades de continuidad en la trama.

¿Necesidades dramáticas o muertes injustificadas? La pregunta está en el aire. Aquí algunos episodios donde el desacuerdo entre los creativos y el público fueron el hilo conductor.

Lexa, a pesar de no ser uno de los roles principales en The 100, su relación amorosa con Clarke, cautivó la atención de los seguidores, quienes manifestaron su descontento cuando, en el capítulo siete de la tercera temporada, el personaje interpretado por la actriz Alycia Debman-Carey, tuvo un deceso inesperado. Ante esta situación, Jason Rothenberg, el productor de la serie, ofreció una explicación a los fanáticos: “En el mundo de la televisión nadie está a salvo. Cualquiera, incluso un personaje querido, puede morir en cualquier momento.”

via GIPHY

Otros casos en los que personajes lésbicos tuvieron finales que desconcertaron a los espectadores fueron Denise en The Walking Dead o Tara en Buffy, la cazavampiros.

via GIPHY

En la sexta temporada del éxito de HBO, Game of Thrones, uno de los personajes más queridos por la audiencia LGBT, salió de la saga. En este caso, lo significativo no recae en la muerte, si no en el hecho de que tuvo que renegar y declararse culpable de “yacer con hombres” para evitar la tortura física. Los fanáticos se mostraron sensibles, decepcionados y se expresaron en las redes sociales con la etiqueta #BuryYourGay.