Principales diferencias entre las fantasías sexuales de un hombre y una mujer

561
- Publicidad -

Por: Claudia Llaca

Las estadísticas revelan que nueve de cada diez personas aceptan que tienen fantasías sexuales frecuentemente… y la décima miente. Las fantasías sexuales son perfectamente normales y forman parte de nuestro proceso de pensamiento diario. Hoy, incluso se consideran como fundamentales para el desarrollo de una vida sexual sana y completa.

Publicidad

Una fantasía sexual es la representación mental de un escenario que nos parece excitante. La fantasía nos ayuda a sacar miedos del subconsciente e incluso a satisfacer deseos latentes que, por alguna razón, no somos capaces de llevar a la realidad.

El cerebro humano tiene género y eso hace que hombres y mujeres procesemos el mundo de manera distinta. Si bien las fantasías son comunes, la forma en que las imaginamos puede ser muy diferente:

Pasiva vs. Dominante
El patrón social que marca que las mujeres deben ser recatadas y los hombres conquistadores incansables, establece la diferencia más común entre las fantasías sexuales femeninas y masculinas: nosotras preferimos imaginarnos en una posición vulnerable y pasiva, mientras que ellos prefieren visualizarse como los activos y dominantes durante el sexo.

Dónde vs. Cómo
La seducción y el romance son muy importantes en las fantasías sexuales femeninas, y su motor erótico tiene que ver con el lugar en donde se desarrollan: la playa, la oficina, el asiento trasero del coche, un elevador, etc. Los hombres, por lo general, sólo se concentran en imaginar el acto sexual y los atributos físicos de su compañera. También son más propensos a agregar ciertos fetiches, como medias, ligueros, tacones, uniformes, etc., para elevar la excitación.

Desconocido vs. Conocidas
Parece que tener sexo con un desconocido sigue siendo uno de los grandes tabús femeninos, ya que la mayoría de las mujeres fantasea con esta idea. Los hombres, por el contrario, prefieren recrear en su mente experiencias ya vividas o imaginarse teniendo sexo con mujeres a las que ya conocen.

Lésbico vs. Homofóbico
Hacer un menage-au-trois es una de las fantasías más comunes tanto para hombres como para mujeres. La diferencia es que mientras muchas mujeres aceptan que tienen fantasías lésbicas, los hombres heterosexuales niegan rotundamente que alimenten sus fantasías con imágenes de sexo homosexual.

Fantasía vs. Realidad
Las mujeres prefieren callar sobre sus fantasías y muy pocas están dispuestas a realizarlas, mientras que a los hombres les gusta compartirlas y afirman que están dispuestos a aprovechar cualquier oportunidad para convertir sus sueños en realidad.

El cerebro de cada quien funciona diferente y no hay que olvidar que ‘pensar’ no es lo mismo que ‘hacer’. Las fantasías sexuales pueden ser libres porque son el espacio perfecto para darnos vuelo con lo que deseamos, pero que no hacemos por causa de nuestras creencias y valores individuales. Ahí todo se vale, porque el mejor afrodisiaco es nuestra mente y finalmente, todo queda en la imaginación.