6 mitos que debes dejar de creer sobre las pastillas anticonceptivas

1266
- Publicidad -

Por: Claudia Llaca

Pocas cosas han traído tanta libertad a las mujeres y pocas han sido tan difamadas. Desde los años 30 en que se empezó a buscar un método para controlar la fertilidad femenina, la píldora anticonceptiva ha encontrado a muchos enemigos entre grupos religiosos y conservadores. De hecho, de no ser por el par de feministas Margaret Sanger y Katharine Dexter McCormick, quienes impulsaron el proyecto en los años cincuenta, las mujeres seguiríamos encerradas en casa teniendo un hijo tras otro.

Publicidad

De acuerdo al estudio Mitos y métodos anticonceptivos publicado por PROMSEX (Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos) tanto la escasa educación sexual en nuestro país como el tabú respecto al sexo que aún guardan  muchos sectores de la sociedad, han generado una infinidad de creencias erróneas que han alejado a las mujeres de la píldora anticonceptiva, tanto por desconocer su forma de uso como por el miedo a sus efectos colaterales.

1. “No debe tomarse por periodos prolongados”

Depende de lo que entiendas por “prolongado”. Se ha comprobado que el uso de la píldora por periodos ininterrumpidos de hasta 10 años no tiene relación con el desarrollo de enfermedades. Desgraciadamente, incluso hay médicos que tienen la creencia de que hay necesidad de “descansar” de la píldora, pero lo cierto es que su uso continuo es altamente seguro y hasta recomendable.

2. “Te va a dar Cáncer”

Está completamente comprobado que no es así. Tomar píldoras anticonceptivas  incluso disminuye el riesgo de cáncer de endometrio y de ovario, e incluso de padecer problemas cardiovasculares. El desarrollo de cáncer en alguien que utiliza pastillas anticonceptivas tiene que ver más factores como la predisposición genética, promiscuidad, infecciones de transmisión sexual, fumar, beber y no hacer ejercicio.

3. “Puedes quedar estéril”

El mayor mito de todos. El efecto de las pastillas anticonceptivas puede permanecer en el cuerpo hasta nueve meses, pero el 80% de las mujeres quedan embarazadas al año de descontinuar su uso, la mayoría incluso antes, así que asegúrate de hacer bien tus planes.

4. “Es sólo para adultos”

Esta idea surge ante la preocupación de que proveerles de anticonceptivos a los adolescentes es un riesgo para su salud emocional y un “permiso para el libertinaje”. El asunto es que, con o sin permiso, un par de adolescentes con el cerebro inundado de hormonas difícilmente pueden pensar claramente, y una mala experiencia sexual es preferible al riesgo de un embarazo precoz o de un aborto. Por lo general, cualquier mujer que ya ha empezado a menstruar puede tomar anticonceptivos.

5. “Te pones de un genio insoportable y disminuye el deseo sexual”

No existe evidencia científica de que los anticonceptivos orales sean determinantes para los cambios del estado de ánimo ni para reducir la libido en las mujeres. En muchos casos se ha comprobado que estas sensaciones tienen más que ver con  factores como una mala relación de pareja, problemas económicos, etc.

6. “Engordas, te da migraña y te sale acné”

Tampoco. Las hormonas que contiene la píldora incluso pueden ayudar a mejorar la piel. En cuanto a subir de peso, esto sucede porque casi siempre el uso de la píldora coincide con un cambio en el estilo de vida, como casarte y empezar a cenar lo mismo que tu marido. Si bien no se recomienda su uso para quienes padecen migraña severa crónica, no genera dolores de cabeza y puede ayudar a controlar la migraña común.

Las pastillas anticonceptivas actuales manejan hormonas combinadas en bajas dosis y esto ha reducido al mínimo sus efectos colaterales. Como en todo, cada caso es particular, por lo que es muy importante que no te auto mediques y que sea un Ginecólogo quien te indique cuál es la opción que mejor se adapta a tus antecedentes y estilo de vida.