Handywomen: la tendencia de las mujeres que no le temen a las herramientas

74
- Publicidad -

Hoy en día 2.5 de cada 10 hogares en México está liderado por una mujer y se espera que para 2030 aumente la cifra a tres (o más). Por si fuera poco, hay un número en crecimiento de hogares de una sola persona, de los cuales casi la mitad están conformados por mujeres(48%).

Estos datos nos han hecho ahondar en cómo es que las mujeres están afrontando las barreras de género impuestas desde la era del humano civilizado, pues el mismo Consejo Nacional de Población ha dicho que estos datos son una muestra de las transformaciones en los roles y los estereotipos de género.

Publicidad

Pero esta transformación que se empieza a sentir en el país ha sido lenta, aún con la lucha feminista. Si hacemos una búsqueda rápida en internet, nos encontraremos con noticias y publicidad de los últimos siete años que hablan sobre lo sorprendente que es que haya mujeres incursionando en actividades que se consideran exclusivas de los hombres, incluso anuncios de herramientas como martillos, taladros, desarmadores de color rosa acompañadas de comentarios como “que seas dulce, divertida y elegante no significa que no puedas clavar o atornillar con garra”, para rematar con “hazte con la caja de herramientas más femenina y demuestra que ‘We can do it‘”. Todo en pleno siglo XXI.

Aún con este ambiguo panorama, la velocidad a la que se mueve el mundo está orillando al género femenino a pasar de largo de estas situaciones machistas, en cambio están moviéndose hacia un piso parejo, ese por el que se ha luchado desde hace varias décadas.

Si uno se acerca a una tlapalería verá algunas mujeres comprando lo necesario para componer, poner o remodelar cosas en su hogar sin ayuda de nadie, sí, hablamos de esos terrenos a los que históricamente se les había cerrado el paso. Esto es una muestra de que ya no estamos en la era de la mujer que quiere y debe ser rescatada, estamos en la era en la que la mujer encuentra soluciones y toma los utensilios que tiene a la mano, como el internet que democratiza el conocimiento.

Podríamos decir que sí, que esta es la era de la mujer de herramientas, la que ignora las prohibiciones y se aventura a mundos que antes tenía negados. Un paso para la evolución y la equidad.