5 maneras de vivir el día de la mujer y alzar la voz (desde la oficina)

147
We should all be feminists
Día de la mujer
- Publicidad -

“¡Qué pare el mundo porque nos están matando!”, se puede leer en uno de los carteles durante Women’s March y que circulan en redes sociales invitando a todas las mujeres de la orbe a mostrar cómo sería un mundo sin mujeres. Todo esto con la finalidad de visibilizar las inequidades y violencias sufridas por miles de mujeres, así como evidenciar la importancia del género femenino en los estratos sociales y sectores productivos.

La fecha es simbólica, el 8 de marzo, conocido como el Día Internacional de la Mujer, y el llamado incita a todas las mujeres a no realizar las labores cotidianas y a reunirse y manifestarse en diversas ciudades, en aproximadamente 30 países.

Publicidad

Sin embargo, las condiciones laborales actuales dificultan el cumplimiento al llamado y muchas mujeres están imposibilitadas a parar labores y marchar este miércoles, por ello aquí te dejamos cinco cosas que puedes hacer para demostrar tu apoyo al movimiento y que este #8M no pase desapercibido:

 

1. Narra tus historias de violencia de género

A raíz del llamado al paro, han surgido diversas iniciativas que promueven la difusión de historias cotidianas de violencia de género. Por ejemplo, la @LigaPeatonal lanzó una convocatoria para narrar cómo las mujeres han sido víctimas de micromachismo en sus espacios por medio de un dibujo que las interesadas deben descargar y rellenar con aquellas frases que les han dicho las personas con las que conviven cotidianamente, asimismo reciben historias de violencia y piden expresar cómo se resolvió la situación.

Estos dos ejercicios, se menciona en el blog, servirán para visibilizar una problemática de violencia de género que se vive dentro de nuestros especios y ayudarán a generar discusiones para dejar de normalizar la violencia.

Para más información: https:// lasdelamovilidad.tumblr.com

2. Utiliza las redes como arma

Hace aproximadamente un año, cuando la llamada primavera violeta sacó a miles de mujeres a las calles a exigir sus derechos, las redes explotaron con un simple hashtag que dejó en claro la urgente necesidad de terminar con la violencia de género cotidiana. #MiPrimerAcoso se volvió una de las banderas de lucha y mostró como la mayoría de las mujeres han estado expuestas a situaciones de violencia física, psicológica y sexual desde que eran niñas.

Compartir historias, documentos y cualquier otra fuente de información en redes es una forma de difundir conocimiento y las razones de la lucha feminista, es una forma de hacer entender la necesidad de terminar con las prácticas violentas que padecen las mujeres en el mundo.
3. Usa prendas color violeta

Se ha propagado que el color violeta surge de la combinación del color azul –relacionado socialmente con lo masculino– y el rosa –asignado socialmente a lo femenino– para crear un nuevo tono que simbolice la igualdad. Por ello, usar una prenda o accesorio color violeta son una forma de enviar un mensaje de apoyo al movimiento.

 

4.Cambia el rol en tu hogar

Cuando se vive en pareja se establecen ciertos roles de participación en el hogar usualmente asignados inconscientemente por el contexto social. En este sentido, se recomienda que las tareas del hogar que comúnmente realiza la mujer este día se deleguen a los hombres, con la finalidad de hacer notar la importancia que tiene la presencia de la mujer en las actividades no remuneradas.

Esto incluye: la preparación de la comida, lavar la ropa, los trastes, barrer y cualquier otra actividad similar que regularmente realizan las mujeres. Es una forma de hacer conciencia desde la propia trinchera.
5.No limites tu activismo a un día

El trabajo por el cambio hacia una sociedad equitativa no es exclusivo de un día. Lograrlo implica preparación, estudiar el feminismo y aplicarlo en la cotidianidad.

Hay constantemente foros que se pueden seguir por internet en los que se establecen discusiones sobre qué se puede hacer para realizar estos cambios, para saber identificar prácticas machistas –de hombres y de mujeres– y cómo educarnos y educar el entorno.