¿Son felices las mexicanas? La encuesta internacional Elle te responde

231
- Publicidad -

En México sólo siete de cada 100 mujeres se reconocen como completamente felices. Este dato podría alarmar. “Vivimos en un país de mujeres infelices”, podría soltar cualquiera que lo leyera, sin embargo esto revela mucho más.

Y es que el término felicidad, según la Real Academia Española, se define como el “estado de grata satisfacción espiritual y física” y como “la ausencia de inconvenientes y tropiezos”, bajo estos términos es posible entender por qué no todas sienten estar en su estado de plenitud.

Publicidad

Pero, ¿a qué nos referimos cuando definimos el término y lo contrastamos con este abrumador dato? Hablamos de que no son mujeres infelices, sino mujeres en busca de la felicidad.

Veamos, según el Índice de Felicidad de las lectoras de Elle, las mexicanas consideran la felicidad como un objetivo realista, alcanzable, pero también saben que llegar a este estado es un camino turbio, complicado.

Estas mujeres, como tú o como yo, buscan ese balance perfecto entre la vida profesional y la vida privada, pero necesitan de cuatro herramientas para lograrlo: dinero, la pareja correcta, el trabajo correcto y salud, en ese orden de importancia. La mayoría desea pasar más tiempo divirtiéndose, tienen menos de 34 años, estudiaron al menos la universidad, trabajan, son solteras y no tienen hijos.

¿Pero cómo llegar a ese estado de plenitud, aún con todas esas herramientas? Las encuestadas dijeron que rompiendo algunos obstáculos como alcanzar la seguridad e independencia económica, una evolución profesional que sea la semilla de un futuro estable y tener una buena vida amorosa –y sexual–. Obstáculos los llamamos porque son consecuencia de las presiones sociales en México que aún no elimina al 100% los rastros del machismo ni de la sumisión femenina, mucho menos del rol de madre. Muchas reconocen ese temor de “no encajar en los estándares y expectativas sociales, culturales y religiosas que se tienen para las mujeres en México”.

A la lista hay que agregarle las expectativas futuras, en México la mayoría de las mujeres se sienten confiadas sobre su futuro, están un poco debajo de la media internacional, sin embargo saben que con trabajo aspiran a lograr esos retos que se han puesto. Del otro lado de la moneda, está el hecho de que no tienen confianza en el futuro de su país, un territorio que se ha caracterizado la última década por graves problemas económicos, corrupción y falta de oportunidades; la mujer mexicana lucha por lo que quiere pero sabe que está en el terreno equivocado.

La lucha no ha sido fácil y tampoco se mira sencilla en el futuro, pero si ya tenemos a mujeres que se sienten completamente felices con su vida y muchas más buscando llegar a su estado ideal de plenitud, la meta no es inalcanzable.