Tom Ford: “El cine es lo más especial de mi vida”

133
- Publicidad -

Por Gabriel Lerman

Ya sea que esté diseñando o dirigiendo, Tom Ford nunca hace las cosas a medias y sabe cómo no pasar desapercibido. Fascinado con el cine, el nativo de Texas obtuvo una nominación al Oscar y 3 al Globo de Oro con su primer filme, A Simple Man, y ahora regresa con Animales Nocturnos, una elaborada historia de venganza reconocida también con tres nominaciones al Globo de Oro (incluyendo Mejor Director). Todo parece indicar que cuando le toque el turno, el Oscar también llegará.

Publicidad

Con el pretexto de hablar de moda y cine, platicamos con Tom Ford, genio de la industria de la moda (y ahora del cine).

Con el éxito que tienes como director, ¿crees que llegará un día en que te alejes de la moda?

No. La moda me da los medios para tener la libertad de poder hacer las películas que me interesan. Lo disfruto y es algo rápido. Si sólo me dedicara a hacer películas lo sufriría, porque llevan mucho tiempo y mi mente se mueve a una velocidad muy rápida.

¿Disfrutas de dirigir?

Muchísimo. Es lo más gratificante que he hecho en mi vida después de criar a mi hijo. Es algo que perdura para siempre, que es una de las razones por las que lo quise hacer. La moda es maravillosa, es muy expresiva, pero no dura. Aún cuando un objeto se exhibe en un museo uno lo puede admirar, pero no te hacer sentir lo mismo que cuando era algo nuevo y fresco.

El cine no tiene fecha de expiración. Es algo que ni siquiera logra la pintura. Cuando aparecieron las primeras pinturas abstractas y uno las veía en una galería era algo deslumbrante, pero ahora están por todos lados y ya no tienen el mismo poder que antes. En cambio uno puede ver una película del ’30 y vives lo que vivió esa gente otra vez. Lloras con ellos, te emocionas, te asustas. Todos ellos están muertos, los actores, el guionista, el director, pero la experiencia humana que capturaron en ese momento sigue estando allí. Cuando mi hijo crezca y quiera saber quien fui yo, va a poder ver A Single Man y Animales Nocturnos. Así va a saber quien era Tom Ford en 2009 y quien era en 2016.

¿Es distinto lanzar una colección que una película?

Completamente distinto. Yo hago 4 colecciones por año y una película cada 7 años. Pero el cine puede conmover a la gente de una manera muy diferente a como lo puede hacer la moda.

¿Hay elementos autobiográficos en Animales Nocturnos?

Sí. Crecí en Nuevo México en un lugar muy simple y, por suerte, de vez en cuando logro escaparme a esa parte del planeta. Es algo que extraño y supongo que pasaré los últimos 10 años de mi vida en un sitio así, como lo hizo Georgia O’Keefe, caminando por el desierto, tratando de conectarme con el universo, pero es algo que he aprendido a apreciar con el paso de los años porque a todos nos agradan las cosas materiales. Da gusto usar ropa de terciopelo, y las cosas hermosas nos dan placer pero es muy importante mantener la perspectiva.

¿Cuan difícil es vestir a alguien para la alfombra roja?

Suele ser un desafío. Es más fácil cuando te toca hacerlo con Julianne Moore o Naomi Watts, que tienen su propio estilo. En la década del ’60 y del ’70 las estrellas se atrevían a vestirse de una manera mucho mas osada porque no había estilistas ni gerentes, y no tenían a todo el mundo mirándoles y tomándoles fotos, muchas veces incluso cuando se están probando la ropa.

Hoy le tienen mucho temor al ridículo. Cuando tienen que entrar en una alfombra roja saben que les van a estar tomando fotos desde todos los ángulos y que van a tener que someterse al juicio de los programas de televisión que buscarán el menor defecto para destrozarles, diciendo que los zapatos les quedan mal, que lucen horribles, y muchas cosas más. A las estrellas salir a la alfombra roja les aterra, odian tener que pasar por eso, porque literalmente les ponen bajo un microscopio y es muy estresante.

¿Cómo haces para mantener tu vigencia en el mundo de la moda?

Todo es cuestión de ajustarse. Tienes que mantenerte inmerso en la cultura contemporánea. Yo reacciono instintivamente a todo lo que está pasando y si algo siento que no queda bien, lo cambio. Es lo que siempre he hecho, porque la moda es una industria intuitiva. Puedo mirar a 5 pares de zapatos y si elijo uno, es el que por alguna razón se va a vender mejor. Es un talento natural que no puedo explicar.

¿Qué otras cosas haces en tu vida que no tienen que ver con la moda o con el cine?

Juego al tenis tres veces por semana, y aunque nunca fui bueno en los deportes colectivos, disfruto de salir a cabalgar, de esquiar y del tenis. Participé en el equipo escolar de esquí cuando era adolescente, por lo que tengo un buen estado físico.

Son todos deportes individuales, y si me gustan es porque no necesito pensar en ninguna otra cosa mientras los estoy haciendo. Cuando te tiran una pelota no puedes concentrarte en ninguna otra cosa. Tienes que estar atento a esa pelota. Lo mismo ocurre con un caballo. Si estás pensando en otra cosa te puedes matar. Y eso es así también en el esquí. En los tres deportes tienes que estar muy atento y viviendo el momento.

También me gusta mucho la arquitectura, porque te obliga a pensar. Si vas a hacer una pared curva, tal vez no te convenga usar ladrillos. Tienes que tener en cuenta el contexto a la hora de diseñar y todo tiene que tener una lógica. Entender ese concepto me ha sido muy util para construir un negocio, lanzar una colección de moda o hacer una película. Todo el tiempo me estoy preguntando por qué hago las cosas de esta manera, cual es el sentido de hacerlo así y por qué no de otra forma. Me ha ayudado a desarrollar una manera de pensar.

Mi casa en Los Ángeles es muy hermosa. Fue construida en 1955 y diseñada por un gran arquitecto, Richard Neutra. Es toda de vidrio, muy moderna para su época y tiene una gran vista. No es muy conveniente para criar a un niño porque está sobre una colina, por lo que supongo que terminaré mudándome a una casa un poco mas convencional.