Tips para que esta vez sí cumplas tus propósitos de Año Nuevo

57
- Publicidad -

Ya llegó esa época del año en que todos buscamos reinventarnos y ser una mejor versión de nosotros mismos; sin embargo, y para ser honestos ¿cuántos años llevamos enlistando los mismos propósitos que año tras año no hemos podido cumplir?

Precisamente porque sabemos a la perfección que cambiar malos hábitos y mejorar aspectos de nuestra vida que son difíciles de arreglar puede ser difícil y sobretodo desalentador, recolectamos algunos de los mejores tips de los expertos para ayudarte a que este año no abandones tus propósitos hasta lograrlos. ¡Comienza a ponerlos a prueba ya!

Publicidad

Kate_Party_Perfect_Hero_Image

No intentes cambiar muchas cosas a la vez.

El mejor consejo que podemos darte es que tengas paciencia y seas muy sincero contigo mismo. Sé honesto y realista; entiende que es prácticamente imposible que cambies de la noche a la mañana una mala costumbre que llevas más de diez años haciendo. En vez de eso, opta por una sola cosa, aquella que más te molesta, y empieza con ella. Al final, cuando ya hayas mejorado en ese aspecto, puedes seguir con otro y así sucesivamente.

Crea metas pequeñas.

Es terriblemente fácil que falles en algo si te estás exigiendo demasiado. En vez de esto, te sugerimos que crees metas pequeñas y manejables que a largo plazo te den el resultado que estás buscando. Por ejemplo, si lo que quieres es ahorrar cierta cantidad de dinero al año, mejor plantéate cantidades pequeñas por mes o semana; de esta manera podrás ir construyendo poco a poco tu meta y será mucho más alcanzable.

Sé conciso.

Si tienes una meta fija y concisa enfrente es mucho más fácil que te apegues a ella; sin embargo, si te fijas objetivos que resultan ser vagos es muy probable que termines fallando por completo. La clave está en que en vez de que tu propósito sea “Llevar una vida más saludable”, lo cambies por “Hacer ejercicio tres veces por semana” y “Tomar 2 litros de agua al día”, o semejantes.

Sé muy realista y sincero contigo mismo.

Si quieres bajar 10 kg. este año pero sabes que no te gusta hacer ejercicio; o si buscas ahorrar $100,000 pero eres un shopaholic, es casi seguro que falles. Por lo que recomendamos que hagas un análisis contigo mismo; sé honesto y realmente piensa qué estás dispuesto a dejar o qué puedes simplemente disminuir. Recuerda que nadie es perfecto y no está mal cometer errores o tener fallas; la cuestión es buscar una mejor versión de ti, no que termines odiando lo que ahora eres. Haz cambios graduales y no pretendas de pronto ser una persona totalmente distinta.

Ayúdate de la tecnología.

Tenemos la fortuna de contar con todo tipo de aplicaciones, gadgets y objetos inteligentes que pueden ayudarnos con nuestros objetivos diarios. Aprovecha estas ventajas y sácales todo el jugo posible. Sea cual sea tu meta, lo más probable es que haya un app que te ayude a llevarla a cabo; busca ayuda en internet o únete a grupos de gente que se encuentre pasando por lo mismo que tú. De esta manera, te harás la vida mucho más fácil, y terminar con estas resoluciones será altamente satisfactorio.

Organiza tu tiempo.

Actualmente vivimos vidas más ajetreadas que nunca. El trabajo, las responsabilidades, el tráfico y distintos compromisos diarios acaban con nuestro tiempo de maneras impensables. Por esta razón es que para ser exitoso en el cumplimiento de tus deseos, además de ser perseverante, debes organizar tus horarios. Piensa en esta nueva tarea como una importante, y en vez de relegarla hasta el final o para “cuando tengas tiempo”, hazla una prioridad. Incluso, si es necesario, modifica tus horarios o aquello que te sea posible para que no haya manera en que se pase de largo esta nueva actividad.

17467213

Acepta la frustración.

Es muy importante que tengas 100% presente que siempre existe la posibilidad de que falles. Sin embargo, lo que realmente debes tener presente es que pase lo que pase debes seguir intentando. Es decir, si estás tratando de dejar de fumar, pero un día te encontraste bajo mucho stress y no pudiste evitar fumar un cigarro, no te castigues. Simplemente sigue intentando al día siguiente. Una recaída no quiere decir que hayas fracasado.

Planea recompensas.

Es muy importante que durante el proceso de cambio -conforme vayas logrando pequeñas metas diarias, semanales, mensuales- te des un gusto. Evidentemente un gusto que no tenga qué ver con la meta que te estás planteando. Es decir, si ya bajaste 3 kg. no te des un atracón para celebrar; pero sí podrías comprarte una blusa nueva para festejar tu nueva figura, o salir a un spa para consentirte.

2012-12-27-photo5