Navidad saludable: 3 recetas sin remordimientos

65
- Publicidad -

Parece una misión imposible dejar de comer todos esos “pecadillos” que la época navideña nos trae en bandeja de plata. No tengo nada en contra de las delicias que muchos esperamos con emoción una vez al año, pero también creo que se puede poner el buen ejemplo sin sacrificar sabor. Si eres una revolucionara de la comida saludable y quieres encontrar opciones para tus festejos, te recomiendo que no dejes de probar estas 3 sencillas recetas, que además de ser muy ligeras puedes comer sin remordimiento.

Dip cremoso de zanahoria y camote

  • 5 zanahorias peladas y cortadas en tiras
  • 1 camote pelado y rebanado en rodajas
  • 1 cdita de paprika
  • 1 cdita de romero
  • 1/2 cdita comino
  • 1 cda de aceite de oliva
  • ½ taza de nueces de la india remojadas por 2 horas en agua natural.
  • Sal de mar y pimienta al gusto
Publicidad

En una bandeja coloca las zanahorias y los camotes. Rocía con aceite de oliva y espolvorea todos los ingredientes excepto las nueces de la india. Precaliente el horno a 150 grados y hornea por 35 minutos hasta que los vegetales estén tiernitos. Deja enfriar los vegetales por unos 10 minutos y luego en un procesador hazlos puré e incorpora las nueces de la india. Agrega un poco de más sal y pimienta si es necesario.
Acompáñalo de galletas ligeras sin gluten o de verdura en palitos.

“Pasta” ligera

Escoge la versión de pasta que más te guste: puede ser carbonara, bolognesa, pesto, alfredo, al burro, etc. Prepara el salseado y reserva. Te recomiendo que no incorpores ninguna salsa hasta antes de servirla.

En lugar de utilizar pasta común, utiliza un rallador de tiras finas o un utensilio de cocina que te permita rallar los vegetales en forma de espagueti.  Te recomiendo utilizar zucchinis (calabaza pequeña y alargada) o camote. Saltea en aceite de coco el rallado por 1 o 2 minutos máximo. No dejes que se cocine demasiado porque soltará demasiada agua y se perderá la textura de “pasta”.

Ya cocida, agrega tu salsa favorita y ¡listo! Una versión mucho más ligera que la tradicional.

Manzanas congeladas cubiertas de chocolate oscuro y nuez

  • 2 manzana verde
  • 1 tableta de chocolate oscuro <70% cacao
  • ½ taza de nueces, almendras o frutos secos

Corta la manzana en rodajas y reserva en un recipiente con agua y un poco de limón para evitar que se oxide. Pon a baño maría el chocolate oscuro hasta que se encuentre totalmente derretido. Baña las rodajas de manzana por la mitad y coloca en un refractario de vidrio. Espolvorea los frutos secos y tapa bien el refractario. Congela por lo menos por 2 horas antes de consumirlas.

Denise Vargas
Wellness Coach
Bibe