5 remedios para evitar la retención de líquidos

168
- Publicidad -

Por Denise Vargas

Es horrible estar tan hinchada que sientes que ni los zapatos te entran. Si alguna vez has sufrido de esto, notarás que es más común al día siguiente de que se te pasaron las copas, después de cenar sushi y abusar de los “shots” de salsa de soya o cuando vienen esos días difíciles de cada mes. Si presionas tu dedo pulgar o índice con fuerza alrededor de tus tobillos y notas que tu piel se queda hundida, lo más probable es que estés reteniendo líquidos.

Publicidad

En general esto se debe a una deshidratación del cuerpo y existen muchos factores que la favorecen como: cambios hormonales, una dieta alta en sodio, consumo excesivo de alcohol, consumo de algún medicamento o el padecimiento de alguna enfermedad crónica.

Si lo tuyo no es algo grave y quieres librarte de esa cara hinchada y los tobillos de elefante, puedes probar los siguientes remedios naturales:

Bebe mucha agua

Erróneamente se cree que la retención de líquidos deriva de consumir mucha agua y es todo lo contrario. Es una reacción del cuerpo ante una deshidratación. Lo primero que debes hacer es aumentar tu consumo de líquidos y mantenerte hidratado. Las mejores opciones son agua natural, agua con un poco de jugo de limón y una pizca de sal de mar, agua de coco, jugos de vegetales o agua con un poco de vinagre de manzana. El consumo de agua necesario para cada persona varía dependiendo de su peso y actividad física, pero un buen aproximado es multiplicar tu peso en kg por .033 para obtener el número de litros de agua que necesitas beber diariamente.

Consume alimentos ricos en potasio

El potasio es un mineral que, entre sus muchas bondades, ayuda a regular el nivel de líquidos y electrolitos en nuestro cuerpo. Si sufres regularmente de hinchazón consume alimentos altos en potasio como: plátanos, acelgas, calabazas, espinacas, aguacate, naranjas o dátiles.

Toma una infusión de diente de león

El diente de león es una planta medicinal que se usa comúnmente por sus excelentes efectos depurativos. Prepara una infusión poniendo a hervir 1 litro de agua y agrega un puñito de diente de león, deja infusionar por 5 minutos y cuela. Puedes tomar una taza antes de la comida una vez al día por una o dos semanas. ¡OJO! Los remedios herbolarios pueden ser peligrosos si se toman por mucho tiempo o en grandes cantidades; además pueden estar contraindicados con el uso de algunos medicamentos. Para no correr ningún riesgo, siempre consulta a tu profesional de salud antes de hacer uso de cualquier planta o hierba medicinal.

Corre por un masaje de drenaje linfático

El drenaje linfático se lleva acabo a través de un masaje muy suave que mueve y, como su nombre lo dice, drena los tejidos a través de la cadena de ganglios favoreciendo la circulación sanguínea. Es muy relajante, sutil y con muy poca presión por lo que no es doloroso ni molesto. Es un masaje terapéutico ya que ayuda y promueve la salud, sin embargo debe de ser realizado por un verdadero profesional. Si tienes algún ganglio inflamado, padeces de alguna enfermedad crónica o estás embarazada, este masaje no es recomendable.

¡Muévete!

Sobretodo si permaneces mucho tiempo sentada o de pié, los líquidos tienden a acumularse en la parte baja del cuerpo. Puedes colocar tus piernas en un banco o sillón de forma que estén por arriba de tu cadera para favorecer la circulación, pero la mejor forma es moviéndote. Procura caminar constantemente si estás todo el día en reposo y hacer ejercicio regular de 4 a 5 veces por semana.

La retención de líquidos es un síntoma que puede ocurrir ocasionalmente que puede ser más molesto que grave, pero siempre procura cuidar de tu salud, con una alimentación balanceada y un estilo de vida saludable.