Guía rápida para convertirte en una pro en la cocina

114
- Publicidad -

Si no eres una experta no importa pues todo inicio es imperfecto.

La pregunta es: ¿Qué te hace ser buen prospecto para ser líder en el ámbito culinario?

Publicidad

Aquí te decimos 6 características tienes que tener, además de un buen sazón y habilidades para manipular los alimentos. Al igual que con cualquier otro creativo profesional, se trata de crear algo y lidiar con un equipo si es que tu meta es trabajar en una cocina profesional.

 

1. Visión — Una de las cosas más importantes que hace un artista es ver lo que aún no existe y encontrar la forma de traerlo a la vida – así lo hacen los chefs con la comida, los menús y los restaurantes. Tener visión puede asustar, pues te pone fuera de la situación y actúas a través de la misma. Es difícil porque no sabes cómo va a reaccionar la persona que pruebe tu creación. Es por eso que un chef es un artista y la gente cree en ellos.

2. Ser buena con los números — Tienes que costear un platillo en tan solo segundos, o sea ser buena con las cuentas. De esta manera sabes en cuánto vas a vender cada plato del menú. Pero no solo eso, estandarizar recetas, costear el trabajo que cuesta elaborarlos, manejar inventario y mucho más.

3. Sistemática — Tienes que ser organizada con tu tiempo.  Ser más eficiente y productiva sin sacrificar calidad.

4. Inteligencia emocional — Saber manejar a la gente, hacerlos sentir apreciados y valorados por el trabajo que hacen y así lograr que te apoyen en lo que haces. Para ser una chef exitosa tienes que relacionarte con la gente a tu alrededor, de quien dependes, y hacerlos sentir parte de lo que haces. Reconoce a tu equipo, darles chance de equivocarse y ayudarlos a crecer.

5. Disciplina — La limpieza, el servicio y la presentación de un plato. Todo empieza con el chef.

6. Se tu misma —  Estilos, sabores y culturas te hacen ser quien eres dentro y fuera de la cocina. Trabajar en distintos conceptos e ideas le da a tu comida la oportunidad de mejorar cada vez y tu empiezas a crear un punto de vista o estilo personal.

Repítete una y otra vez: “Yo quiero hacer esto y esto es quien soy”.