Conoce los beneficios de incluir nopal en tu dieta

795
- Publicidad -

¿Sabías que hay un antiguo convento en Oaxaca cuyas paredes están protegidas y conservadas por una mezcla de sus compuestos, entre ellos la “baba”?

El nopal, además de delicioso y muy versátil para la gastronomía, tiene muchas propiedades. Si es capaz de conservar como nuevo un edificio de cientos de años, ¿qué no hará por ti?

Publicidad

Lo primero: la “baba”. Puede resultarle desagradable a muchos esa viscosidad, pero esa capacidad que tiene el nopal de producirla habla de la gran cantidad de fibra soluble que contiene. Es un tipo de carbohidrato que al disolverse en los líquidos de tu estómago, los hace viscosos y retrasa la digestión. Con ello, te mantienes satisfecha por más tiempo. Ideal si estás tratando de bajar de peso con dieta y te andas quedando con hambre.

Además, la fibra del nopal ayuda a mejorar tu tránsito gastrointestinal. Inclúyelo de preferencia crudo como parte de un jugo verde todas las mañanas, y sentirás la diferencia.

También el consumir nopal con regularidad te protege de enfermedades cardiovasculares, como diabetes e hipertensión. Se ha visto que el nopal disminuye los niveles de glucosa en la sangre después de comer. También se ha visto que disminuye los niveles de colesterol total y LDL (el “malo”).

Por último, el nopal es rico en antioxidantes para evitar la cruda. Sí, leíste bien: comerte una ensaladita de nopal antes de una noche de fiesta, te ayudaría a disminuir los malestares del día siguiente. La famosa “cruda” es un estado inflamatorio del cuerpo, como una enfermedad. Estudios han demostrado que las náuseas, la boca seca y la falta de apetito disminuyen significativamente. Todo ello gracias a que los compuestos antioxidantes del nopal inhiben los mecanismos bioquímicos de inflamación que se desatan con el consumo de alcohol.

Como puedes ver, el nopal es un alimento muy versátil, tanto para la cocina, para la salud ¡y hasta para la arquitectura! ¿Qué esperas para empezarlo a incluir más en tu dieta?

 

Por: Lisa Grabinsky

Licenciada en Nutrición y Ciencias de los Alimentos