La importancia de los snacks en la oficina

211
- Publicidad -

A tu cuerpo le toma aproximadamente dos horas digerir una comida completa. Después de ese tiempo, tu estómago está listo para recibir más alimento, pues la energía que obtuvo tu cuerpo de esa comida ya se utilizó o se almacenó. Es en ese momento cuando empiezan el hambre y los antojos, que si no tenemos algo sano a la mano, nos llevan a pecar con alimentos ricos en azúcar y en grasa, como galletas, papitas y chocolates.

Tomar un refrigerio saludable a media mañana y uno a media tarde no sólo evita que caigas en esas tentaciones, sino que también hace que no llegues muerta de hambre a la siguiente comida principal. Con ello, evitas comer en exceso para sentirte satisfecha.

Publicidad

Además, después de la digestión tu estómago se prepara para recibir más alimento. Esto lo hace soltando ácidos gástricos. Si el estómago no tiene qué digerir, estos ácidos van a empezar a lastimar sus paredes, lo que provoca inflamación y ardor. Si padeces de gastritis, acidez o reflujo, comer entre comidas te va a ayudar a mejorar las molestias.

Finalmente, la glucosa es la gasolina del cuerpo. Para que todos tus órganos y sistemas funcionen al 100, tu cuerpo necesita mantener un nivel estable de ésta en la sangre. Si dejas pasar mucho tiempo entre comidas, este nivel va a comenzar a disminuir porque se está gastando la glucosa. Esto te puede provocar mareo, dolor de cabeza, irritabilidad y fatiga.

Si quieres mantener un peso saludable y sentirte bien, entonces toma refrigerios entre comidas. No tiene que ser algo muy elaborado. Con que incluyas un poco de carbohidratos complejos, proteína y grasa buenas es suficiente.

Te dejo algunas ideas de refrigerios para llevarte a la oficina:

·      1 yogurt light natural o griego con 1 taza de frutos rojos y 5 almendras

·      1 taza de uvas + 3 cucharadas de queso Cottage + 1 cucharada de nuez picada

·      1 taza de apios con 1 cucharada de crema de cacahuate

·      1 taza de pepino con 5 cucharadas de jocoque fresco

·      1 paquete de zanahorias baby con 1 cucharada de hummus

 

Por: Lisa Grabinsky
Licenciada en Nutrición y Ciencias de los Alimentos