Cómo saber cuando ya es tiempo de renunciar

300
- Publicidad -

Después de ensayar mi discurso de renuncia y armarme de valor, entré a la oficina de mi jefe. Luego de una plática de 10 minutos y todo mi ser al borde de las lágrimas lo logré. No tenía un argumento sólido, no era la cantidad de dinero que hacía o el trato de mi jefe. Así como en este trabajo lo hice, he renunciado a muchos otros durante mi carrera profesional. Aquí las razones por las que debes hacerlo:

1.       Porque eres infeliz. Cada día sientes que tu vida pasa sin sentido, sin una pizca de alegría y te sientes atrapada. Si desde el camino al trabajo vas de mal humor y no te duermes con una sonrisa en la cara, es mejor que pares lo que estás haciendo.

Publicidad

2.       Tienes ahorros. Si tienes dinero suficiente como para mantenerte por tres meses mientras encuentras algo que te llene y te satisfaga profesionalmente y en tu vida personal, entonces es momento de hacerlo. Si no es así, empieza a guardar dinero mientras buscas por tu cuenta.

3.       Proyecto propio. Si siempre soñaste con hacer algo específico cuando eras pequeña o tienes la ilusión de crear tu propia empresa, de tomar riendas de tus dotes creativos o culinarios que nunca usaste por estar en una oficina. El momento de hacerlo es ahora, recuerda que la vida es hoy.

4.       Vida personal. Cuando sacrificas y pasas más tiempo en la oficina que con la familia, amigos y contigo misma. Cuando pasas más tiempo en la computadora y teléfono que disfrutando de la vida, es momento de parar y darle un break a tu vida laboral y un cambio.

5.       Opinión. Cuando tus aportaciones, ideas y opiniones en el trabajo no son requeridas, no son escuchadas y no son tomadas en cuenta. Tienes mucho que decir y si no hay quien aprecie y valore tu trabajo entonces tu talento se desperdicia. Es momento de buscar donde puedes dar más de ti.

6.       Futuro. Si no hay un crecimiento profesional y sabes que estando en tu puesto te vas a estancar, no hay oportunidades de viajar, conocer, aprender o ganar más dinero. Es otra señal de que debes volar del nido.

Recuerda que la vida es demasiado corta y vale la pena vivirla haciendo lo que te apasiona y disfrutando cada segundo de ella lo más que puedas.

Fotografía de @camilagh_