Mindful Eating: el aquí y el ahora de la dieta

172
- Publicidad -

Comer es un acto complejo, que abarca desde lo biológico hasta lo social y lo psicológico. Al tener la mente ocupada en factores del entorno, como el estrés del trabajo, de la escuela, del tráfico, de las prisas, entre otros, no estamos al pendiente de nuestras propias necesidades, hasta que el mismo cuerpo te lo recuerda de maneras a veces agresivas: hambre, antojos, gastritis, estreñimiento, colitis, migrañas…las enfermedades del siglo XXI.

¿Qué es entonces Mindful Eating o “alimentación consciente”? El Mindfulness es una corriente de meditación, que consiste en centrar tu atención en cómo funciona tu cuerpo. Esta corriente se ha adaptado a la dieta para volvernos conscientes de todos los factores tanto internos como externos que rodean a la alimentación.

Publicidad

El Mindful Eating va más allá de comer despacio y sin distracciones, como el celular o la computadora. Si quieres comer de manera consciente tienes que tener la intención de cuidar de ti misma y de poner la atención necesaria para percibir y disfrutar tu comida y los efectos que tiene en ti.

Primero necesitas conocer tu cuerpo y aprenderlo a escuchar cuando sientas hambre. Hazte la siguiente serie de preguntas cuando te suceda:

·      ¿Tengo hambre porque ya pasó tiempo suficiente desde la última comida o porque estoy ansiosa/estresada/triste?

·      ¿En qué momentos del día siento hambre y podría diferenciar cuando se trata de algo emocional?

·      ¿Qué como durante el día y cómo me hace sentir cada alimento?

·      ¿Cómo como mis alimentos? ¿Distraída? ¿Rápido y sin disfrutarlos? ¿Varía si estoy sola o con personas?

·      ¿Cuánto como y cómo me siento al terminar?

·      ¿En qué gasto la energía que obtengo de mis alimentos? ¿Ejercicio? ¿Sentada frente a la computadora? ¿Pasando tiempo de calidad con mis seres queridos?

 

Una vez que seas capaz de identificar los factores que influyen en tu apetito, el siguiente paso es elegir consciente y positivamente lo que vas a comer. Ante un alimento no te preguntes si te hace engordar, pregúntate si sabes que te hace bien.

Finalmente, ¡disfruta tus alimentos! Toma asiento con tu plato lejos de distracciones y deléitate con tu comida por medio de todos tus sentidos:

·      Observa los colores y las formas en tu plato

·      Huele cada bocado antes de llevártelo a la boca

·      Siente las diferentes texturas de los alimentos al masticarlos despacio y al menos 20 veces antes de tragar

·      Escucha el sonido que hacen cuando los muerdes y masticas

·      Saborea cada bocado

 

Te recomiendo cerrar los ojos para poder concentrarte y soltar tus cubiertos para que no sientas la ansiedad de querer seguir llevándote comida a la boca sin haber terminado el bocado anterior.

La hora de los alimentos debe ser un momento especial, en donde puedes apreciar la maravillosa y perfecta máquina que es tu cuerpo.

 

Lisa Grabinsky
Licenciada en Nutrición y Ciencias de los Alimentos