Victoria Beckham escribe lo que sintió cuando conoció a David

235
- Publicidad -

Seguro en algún momento de tu vida has pensado en lo que te gustaría decirte a ti misma cuando eras adolescente y te preocupaban mil cosas que ahora ves insignificantes… pues Victoria Beckham lo hizo para la próxima edición de una famosa revista de moda, en la que protagonizará la portada.

La diseñadora abrió completamente su corazón mostrando una faceta que no conocíamos. Una de nuestras partes favoritas fue donde expresa todo lo que sintió el día en que conoció a David, pero no te cuento más, aquí fragmentos de su carta:

Publicidad

«Aprende más sobre fútbol, en especial la regla del fuera de juego. Y sí, el amor a primera vista existe. Te pasará en la sala para jugadores del estadio del Manchester United (aunque te emborracharás un poco, así que los detalles están algo borrosos). Mientras el resto de futbolistas estén bebiendo con sus compañeros en el bar, verás a David aparte con su familia (ni siquiera está en el primer equipo esa temporada, tú eres la famosa de los dos). Y tiene una sonrisa tan mona… Tú también eres muy familiar, así que pensarás que se parece bastante a ti. Te va a pedir tu número (y aún hoy tiene el billete de avión de Londres a Manchester en el que se lo apuntaste)».

david-victoria-beckham

«Sé que estás luchando. No eres la más guapa, ni la más delgada, ni la mejor bailarina del Laine Theatre Arts College. Nunca has encajado demasiado. Tienes bastante acné. Crees que el director te ha puesto al fondo de la función de fin de curso (con unos humillantes leotardos de lycra morados) porque estás demasiado gorda como para estar delante (esto puede ser o no verdad)».

«Te lo vas a pasar muy bien con la ropa (mallas de PVC, chokers con mensajes absurdos, un extraño pelo rubio de punta). Nunca pienses que estás ridícula. Aparecerás en entregas de premios con aspecto de ‘drag queen’. Pero te recuerdo y sonrío. Ir de un extremo a otro añadirá interés a tu vida. Me encanta que te sientas libre de expresarte. Algún día la moda se convertirá en algo importante, pero no te sientas abrumada. Aprenderás, cuando madures, a cambiar los tacones por las Stan Smith, los minivestidos por las camisas blancas. Y nunca serás una de esas personas que parezcan recién salidas de la cama».