Los errores más comúnes al planear una boda

192
- Publicidad -

No comenzar con la lista de invitados

Para todo lo que necesites reservar, ya sea el venue en el que se hará, el mobiliario, el banquete, etc., necesitas tener bien clara la cantidad de invitados que vas a tener, así podrás basarte en ello para elegir los paquetes que más te convengan.

Publicidad

 

No tener un presupuesto definido

Puede ser que tengas en tu cabeza una idea de cómo quieres que sea la boda de tus sueños, pero para poder hacerla realidad es necesario que tengas un presupuesto bien establecido para buscar la forma de adaptarlo a tus posibilidades. Si no tienes claro el dinero que tienes disponible, podrías acabar gastando mucho más.

 

Cambiar tu vestido solo porque alguien cercano usó uno similar

No importa que tu mejor amiga ya haya usado un vestido bohemio de encaje, o uno con escote corazón en color marfil… Lo único que vale ese día es que te veas justamente como lo habías imaginado siempre. Además, puedes cambiar por completo tu look con ayuda del peinado y el maquillaje.

 

Convertirte en una bridezilla

Sabemos que puede ser una de las temporadas más estresantes de tu vida, pero es mejor que trates de calmarte y mantenerte enfocada en lo que realmente importa, dejando el drama a un lado.

 

Bajar demasiado de peso en el proceso de planeación

Es común que las futuras novias quieran perder unos cuántos kilos para lucir espectaculares en su gran día. Lo ideal es que te pongas una meta y cuando la alcances, pares ahí y no bajes más de peso, ya que podrías tener mil problemas con la talla de tu vestido en cada prueba.

 

No dar demasiada información a los invitados

¿La boda será en un salón o un jardín?, ¿cuál es el código de vestuario?, ¿habrá estacionamiento?. Piensa en todos esos detalles que te gustaría saber cuando vas a una boda, y asegúrate de aclararlos en la invitación para evitar que te estén preguntando.

 

Planear todo tú sola

Está bien que seas una mujer independiente y capaz de tomar decisiones importantes por tu cuenta, pero en este tipo de situaciones es recomendable que pidas la opinión de tus seres más cercanos como papás, novio o amigas, podrían ayudarte a darte cuenta de cosas que no habías notado.

 

No contratar a alguien que grabe video

Sí, las fotos son importantes, pero en un futuro no hay mejor forma de revivir ese mágico momento que con un video en el que puedas volver a sentir esa emoción de llegar al altar, la expresión de tus invitados, y hasta el clima que había en ese momento.

 

Pedir un menú a tu gusto

Tal vez tú seas intolerante a la lactosa, vegana, vegetariana o intolerante al gluten; pero eso no significa que tus invitados tengan que comer lo mismo que tu. Apuesta por un menú versátil o más variado que satisfaga a la gran mayoría.

 

No involucrarte en la música

Básicamente, la música hace la fiesta. Así que te recomendamos que le entregues al DJ o al grupo una lista con esas canciones que te encanta bailar o que te traen buenos recuerdos, así tendrás la diversión asegurada.