Antes de ser una estrella de la gimnasia, Simone Biles estuvo al borde de la muerte

91
- Publicidad -

Sin duda la gimnasta artística estadounidense, Simone Biles, se ha convertido en uno de los personajes más aclamados en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Su impactante talento y excelente actitud, la han ayudado a brillar con luz propia, y con solo 19 años Simone está viviendo la vida que siempre soñó.

Nellie Biles, la madre de la talentosa atleta reveló en exclusiva para ELLE a través de Nike, que algunos de los momentos más trascendentales en la trayectoria de su hija han sido esos “tropiezos invisibles” que la han hecho más fuerte.

Cortesía Nike
Cortesía Nike
Publicidad

Como cualquier persona que se decide a iniciar una carrera deportiva, Simone no tuvo un buen inicio, en 2013 incluso tuvo que asistir a un psicólogo deportivo tras caerse de tres aparatos y estar al borde de la muerte después de una caída; seguido de un decepcionante: “Eso es todo. Sáquenla” de parte de su entrenador.

Biles pasó por muchos momentos de tristeza e incluso estuvo a poco de darse por vencida, pero después de recibir ayuda ganó el all-around en una competencia nacional y comenzó a sentirse mucho mejor.

Su mamá siempre va con ella a las competencias para brindarle su apoyo. “Debes mantenerte segura y atenta, y no olvides ser la mejor Simone”, son las palabras que Nellie siempre le dice a Simone antes de una competencia. Pero para ella ser ‘la mejor’ no significa obtener el primer lugar, sino dar todo su esfuerzo aunque obtenga el cuarto lugar.

Cortesía Nike
Cortesía Nike

“Se prepara cada año. Se prepara un día a la vez, es todo lo que ella necesita para concentrarse. Simone es una de las personas más competitivas y obstinadas que conozco”, afirmó Nellie orgullosa de su hija, quien hasta la fecha ha logrado ganar cuatro medallas de oro y una de bronce en Río 2016.

La próxima vez que estés a punto de darte por vencida ante cualquier reto, recuerda que ni siquiera para los atletas más exitosos, ha sido fácil cumplir sus metas. Todo está en la paciencia y el esfuerzo.