10 consejos para hacer la transición a la vida adulta

893
- Publicidad -

¡No te agobies! Es verdad que sabemos muy bien lo que se siente tener que crecer de golpe y de pronto hacerte responsable de tu vida, tus decisiones y tomar el control de las cosas mientras realizas actividades que nunca antes habías hecho. Cosas como mudarte por primera vez fuera de casa de tus papás o realizar tu primera declaración de impuestos pueden ser muy intimidantes; sin embargo, te aseguramos que ésta también puede ser una de las mejores etapas de tu vida. ¿Cómo? Te compartimos algunas de las cosas que hemos -y seguimos aprendiendo- en nuestra transición de adolescentes sin preocupaciones, a adultos con millones de nuevas responsabilidades.

 


Publicidad

 

 

1.Tal vez por naturaleza no seas la persona más organizada del mundo; sin embargo, aprender y entrenarte a ti misma para serlo puede marcar una diferencia enorme en la etapa de tu vida que está por venir. Lleva claras las cuentas de tus gastos y trata de organizar tus pendientes de acuerdo a su prioridad para ser lo más eficiente posible.

2.Encuentra tu lipstick y perfumes ‘signature’ y llévalos siempre contigo.

3.Cuida tu casa. Probablemente no te suene como uno de los consejos más atractivos del mundo; sin embargo, te sugerimos que trates a este sitio como tu santuario; cuídalo, aliméntalo y llénalo de amor. Trata de decorarlo de acuerdo a tu presupuesto y con los recursos que tienes, para hacerlo sentir como un lugar acogedor e íntimo.

Anjie-Cho_West-Village-Apartment_Living-Room.jpg.rend.hgtvcom.966.644

4.Sabemos que el simple hecho de pensar en que las decisiones que tomes ahora afectarán para siempre el resto de tu vida puede resultar abrumador; sin embargo no todo tiene por qué verse como una situación de vida o muerte.

Una de las recomendaciones que podemos darte es que hagas una lista de las metas que quisieras lograr a lo largo de tu vida y los distintos caminos que podrías seguir para lograrlas; nunca pierdas de vista estas metas y trata de siempre pensar en ellas cuando tengas que realizar decisiones importantes.

5.Entendemos a la perfección que -especialmente si no tienes mucho dinero- te podrías encontrar en una situación en la que tú misma debes solucionar cada uno de los problemas que se te presentan. Sin embargo, es importante que sepas que solicitar o aceptar ayuda es una de las maneras más simples de resolver un problema; particularmente si el área del mismo no es precisamente tu campo de experiencia.

tumblr_nidqjz8jam1qfmxpso1_1280

6.Toma responsabilidad de ti misma. A pesar de que muchas veces sientas que lo único que quieres hacer es seguir tomando decisiones pobres, salir de fiesta o no tomar compromiso en algún asunto importante; la realidad es que, por las buenas o por las malas, la vida te va a demostrar que debes madurar y entender que ahora tienes otras prioridades tal vez no siempre tan divertidas como antes.

7.Sin embargo, a la vez, ahora que eres un adulto y nadie más que tú eres responsable de tus actos, no tienes por qué dar explicaciones o pedir permiso a nadie más para comprarte aquel par de zapatos divino que viste, o para tomar decisiones sobre tu cuerpo y vida adulta. ¡La libertad!

8.Ahora que comienzas una nueva -y mejorada- versión de ti misma, toma el tiempo e inversiones necesarias para construir un guardarropa sólido de acuerdo a tu personalidad; encuentra tu estilo y aférrate a él.

Deja atrás aquellas piezas baratas de fast fashion y esfuérzate por invertir en prendas de mayor calidad; créenos que en unos años, cuando tu guardarropa se encuentre tomando forma y te veas mejor que nunca, lo vas a agradecer.

mitograph166-Marc-Jacobs-New-York-Fashion-Week-Street-Style

9.De la misma forma, cuida tu cuerpo. Es momento de entender que la prevención es la mejor medicina, así que te encuentras en el instante perfecto para comenzar a alimentarte sanamente, hacer ejercicio y empezar a formarte hábitos saludables. ¡Cuidar tu piel también entra en esta categoría!

10.¡Sigue aprendiendo! Ahora que nadie te está obligando a ir a la escuela cada uno de los días de la semana, te recomendamos que encuentres por ti misma el gusto a seguir aprendiendo cosas nuevas; lee, visita museos… sé curiosa. Porque, para ser honestos, no hay nada más aburrido o triste que un adulto que no sabe ni qué está pasando en el mundo actual.