Así es como el iPhone ha cambiado nuestras vidas

162
- Publicidad -

29 de Junio de 2007 es la fecha en la que la que el primer iPhone llegó a nuestras vidas, cambiando por completo nuestra forma de ver, tocar, y sobre todo, usar un teléfono celular. Más allá de su pantalla táctil, el iPhone revolucionó nuestras vidas con la manera en la que se integró a nuestras actividades cotidianas gracias a la versatilidad de sus apps y funciones.

Hoy, para celebrar el décimo aniversario de la llegada de este maravilloso gadget a nuestras vidas, te decimos 10 cosas que tenemos que agradecerle.

Publicidad

 

Escribir mensajes fue más fácil. ¿Recuerdas cuando existía un límite de caracteres en los mensajes de texto? ¿Y cuando tenías que presionar 3 veces el número 4 para que la letra “i” apareciera? Sí, parece la prehistoria, pero por fortuna el iPhone llegó con su teclado extendido y caracteres infinitos.

 

Todo en uno. De pronto pudimos olvidarnos de cargar cámara de fotos, cámara de video, iPod, libros, y todo tipo de gadgets y objetos a nuestros viajes, ya que todo está incluido el iPhone, y de la mejor calidad.

 

Fuente de diversión. Las filas del banco, la sala de espera en el médico, las horas libres en la escuela o en el trabajo, y todas esas situaciones en las que el aburrimiento nos consumía, se convirtieron en momentos para superar nuestro propio récord en un juego, para leer nuestro libro favorito o para ponernos al tanto de las noticias.

 

Se convirtió en parte de la familia. Los teléfonos celulares se trasladaron directamente de la base que se colocaba en el cinturón, a la mesa del comedor o la mesa de centro en cada reunión familiar. Las conversaciones con las personas presentes fueron reemplazadas por conversaciones de Whatsapp, y básicamente el smartphone —iPhone o no— se convirtió en nuestro mejor amigo.

 

Una nueva forma de interacción con las pantallas. Tocar dos veces acercar la imagen, manipular el tamaño con ayuda del dedo índice y el pulgar, y todos aquellos movimientos que el iPhone estableció, se volvieron universales

 

Todo el mundo se convirtió en fotógrafo. La llegada del Instagram y la cámara de gran calidad del iPhone, nos animaron a sacar al fotógrafo que todos llevamos dentro.