La verdad sobre casarte en la playa

1308
- Publicidad -

Con casi 12 mil kilómetros de costa en México, y algunas de las playas más bellas del continente, la idea de casarse en una playa es una opción recurrente para las parejas mexicanas. Además, Pinterest tiene la culpa de que la tendencia en bodas apunte hacia lo íntimo, lo DIY, y lo bohemio, así que una pequeña ceremonia a la orilla del mar, con la familia y amigos más cercanos como invitados, se haya convertido en una de las tendencias más fuertes para la novias millennials.

Hablamos con tres mujeres que dieron el sí en playas mexicanas —Simonetta y Daniela en Cancún, Quintana Roo, y Sandra en Ixtapa, Zihuatanejo— y revelaron lo que verdaderamente sucede con el vestido, el maquillaje, el peinado, los invitados y toda la logística en un ambiente paradisiaco y tropical.

Publicidad

 

1. El clima es incontrolable, pero puedes estar prevenida

La fecha que elijas para tu boda, tendrá más que ver con tratar de evitar las épocas de lluvias que con tu aniversario o cualquier otra a fecha sentimental, así lo recomienda Sandra. Dani tuvo mucha suerte ya que el clima en su gran día fue perfecto, pero Simonetta nos contó que justo el día de su boda hubo un viento impresionante, pero por fortuna había contado con eso y rentó una carpa translúcida de gran altura que dejaba ver desde el cielo hasta el mar en su totalidad, y además mantenía protegidos a los invitados.

2. Prepárate para amanecer a la orilla del mar

Las tres coincidieron en que el hecho de estar con tus seres queridos en un día tan especial y a la orilla del mar, es una experiencia mágica y difícil de explicar. “No sé si es la humedad de la playa o qué, pero pareciera que nunca se cansa uno de bailar”, afirmó Simonetta. Pero también es importante que investigues con mucha anticipación las regulaciones de la playa, ya que como nos contó Daniela, hay algunas que tienen ciertas restricciones sobre horarios y música.

3. Maquillaje a prueba de calor

En materia de belleza, ¿qué novia no quiere lucir perfecta el día de su boda?. El maquillaje es una parte esencial de tu look, y este no es un buen momento para dejarlo en manos de tu mejor amiga (a menos que sea una makeup artist profesional). Las pruebas previas son obligatorias, Sandra aconseja que hagas cuántas pruebas sea necesario hasta que consigas un look que te haga lucir como a ti te gusta, una forma fácil de lograrlo es llevando referencias de lo que te gustaría. En cuanto al clima, recuerda que tendrás que soportar muchas horas a una temperatura de alrededor de 30ºC, por lo que los productos waterproof son esenciales. Simonetta nos contó que después de sus pruebas de maquillaje, solía irse a correr para poner a prueba la obra de todos los makeup artists hasta que encontró uno que sobrevivió a esa infalible prueba del sudor.

Así fue la boda de Simoneta en
Así fue la boda de Simonetta en Península, Cancún

4. La importancia del peinado

Las novias con pelo corto como Sandra no tendrán mucho problema, pero aquellas con largas melenas como Daniela y Simonetta deberán enfrentarse a las imprudencias del viento y la humedad. Ambas coinciden en que la opción ideal es llevar el pelo recogido, ya que no hay nada más incómodo que estar todo el tiempo retirando los mechones de la cara, y al fin y al cabo ambas terminaron haciéndose una colita de caballo o un chongo a medias.

5. Establece un dress code cómodo

El dress code, o código de vestuario, es muy importante para la comodidad de tus invitados en la fiesta. Hacer que los hombres lleven traje y las mujeres tacones es una pésima idea, en la opinión de Daniela, ya que las altas temperaturas y las superficies arenosas los harán sufrir.

6. Consume local

Uno de los consejos de Sandra, es que trates de llevar lo menos posible desde tu ciudad de origen y mejor optes por consumir productos locales, desde el banquete y las bebidas, hasta las flores o los elementos decorativos como centros de mesa. Además de ahorrar dinero, la logística será mucho más eficaz y tendrás menos cosas de qué preocuparte.

Un vistazo a la boda de Dniela
Un vistazo a la boda de Daniela en la playa del hotel Nizúc en Cancún

7. Mantén a tus invitados bien hidratados

Con el baile, el calor, y las bebidas alcohólicas, tal vez tus invitados se deshidraten más rápido que si tu boda fuera en la ciudad; Simonetta tuvo una gran idea y repartió Vitaminwaters de todos sabores para hidratar a sus invitados de vez en cuando entre trago y trago, ¡fueron todo un éxito!

8. Planea bien tus fotos

En la experiencia de Sandra, tanto el fotógrafo como la música, son servicios en los que vale la pena invertir lo que sea necesario (incluso si se trata de pagarles un boleto de avión y hospedaje); por más que presumas de una buena memoria, tener buenas fotos de recuerdo es vital, y la música simplemente hace la fiesta. Dani recomienda que además de las fotos durante el evento, también les tomen otras en un lugar cerrado en el que no tengas que estar luchando con el viento para posar con toda libertad.

9. Aprovecha el viaje

Una de las razones por la que las bodas en la playa son tan especiales, es que todo el mundo entra en un mood vacacional que los invita a relajarse y divertirse al máximo. Ya que todos se han reunido para celebrar su unión, es una buena idea organizar algo previo o posterior a la ceremonia para aprovechar cada instante. Por ejemplo, Sandra tuvo una especie de coctel un día antes de la boda, en el que ella y su esposo pudieron convivir con todos sus invitados y los asistente tuvieron la oportunidad de conocerse mejor. Por su parte, Daniela y su esposo organizaron una significativa ceremonia con un chamán en un cenote llamado Río Secreto, muy cercano a Playa del Carmen, sin duda una experiencia única e inolvidable para todos.

10. Disfruta cada momento y relájate

Simonetta, Sandra y Dani, llegaron a una conclusión en común: cuando el gran día ha llegado, no hay nada que lo pueda arruinar, el tiempo pasa volando y no queda más que disfrutar cada segundo al máximo.