Estos son los pasos básicos para aprender a meditar

70
- Publicidad -

Todos sabemos que la meditación es una de las mejores prácticas para mantener el cuerpo y la mente saludables, así como para relajarnos, ser más atentos y comprender mejor a nuestro pensamiento interior. Sin embargo, si aún piensas que es muy difícil realizarlo, o que forzosamente necesitas asistir a una clase guiada, estás muy equivocada; la realidad es que comenzar es mucho más fácil de lo que parece y -con la práctica y constancia necesarias- podrás convertirte en una experta. Sigue estos pasos básicos para poder comenzar con esta extraordinaria práctica y te aseguramos que no te arrepentirás.

1.Comprende cuál es el objetivo de esta práctica

Publicidad

El objetivo principal de la meditación es el lograr una concentración profunda, así como “callar” tu mente con el objetivo de, con el tiempo y la práctica, alcanzar un nivel más alto de conciencia, la calma interior y un sentido de tranquilidad y paz sin importar lo que esté pasando a nuestro alrededor.

2.Constancia y tiempo

Primero que nada debes de estar muy consciente de que lograr una muy buena meditación toma tiempo, pero sobretodo toma mucha constancia y perseverancia, por lo que no sirve de absolutamente nada que medites unos días y otros no. La clave de todo este proceso se centra en que seas muy constante, por lo que te recomendamos que siempre te plantees cuánto tiempo es el que tomarás para meditar. Por ejemplo, si eres principiante, se recomienda que comiences con cinco minutos y poco a poco vayas incrementando el tiempo de tus sesiones. A la vez, es recomendable que trates de hacerlo siempre a la misma hora del día; es decir, justo al despertar, antes de ir a la cama, durante un descanso en el trabajo, etcétera. Lo único que debes recordar es que, sea cual sea el momento que elijas, siempre debes ver a esta práctica como una parte inamovible de tu rutina diaria.

3.Espacio

El lugar que elijas para practicar este ejercicio es de suma importancia para el nivel de éxito conseguido, sobretodo como principiante.

Con la práctica y el tiempo es muy seguro que logres meditar prácticamente en cualquier sitio; sin embargo, ahora que apenas comienzas te recomendamos que lo hagas en un ambiente pacífico, callado y en donde nadie te vaya a molestar a lo largo de la duración de tu sesión; solamente así podrás concentrarte a la perfección en tu objetivo sin tener distracciones externas.

MED41

4.Estírate y relaja tu cuerpo

Antes de comenzar con tu meditación es recomendable que realices algunos ejercicios básicos de estiramiento; particularmente si tu trabajo involucra estar sentada todo el día o si te encuentras muy tensa; de esta forma evitarás que el dolor en tu cuerpo mantenga a tu mente ocupada en aquellos puntos de dolor en vez de permitirle la relajación absoluta.

5.Postura

Lo ideal es que te mantengas en una posición cómoda; y aunque tradicionalmente la meditación se practica en una posición de loto o medio loto, la idea es que encuentres aquella que personalmente te resulte más cómoda. Por lo que, ya sea sentada en un pequeño almohadón, en el suelo, con las piernas cruzadas en una silla, o como te acomodes mejor, simplemente asegúrate de mantener tu columna vertebral bien estirada y tu cabeza en alto.

6.Manos a la obra

A pesar de que la meditación puede realizarse tanto con los ojos abiertos como cerrados, te recomendamos que comiences cerrando tus ojos; de esta forma evitarás que distracciones a tu alrededor logren mermar tu proceso de meditación, al menos en lo que logras identificar cómo es que funciona mejor para ti.

Una de las técnicas más famosas y básicas para comenzar con esta práctica se trata de concentrarse en tu respiración. Presta atención únicamente a la forma en que respiras y cómo es que tu cuerpo se oxigena; no trates de modificar tu técnica ni seas crítico con cómo es que lo haces, simplemente concéntrate en ello.

También puedes imaginar que en tu interior tienes una flor de loto que se despliega y repliega con cada movimiento respiratorio.

Otra técnica básica que puedes seguir es la repetición de un mantra. Por si no lo sabes, un mantra es una palabra, sonido o frase fácil de recordar, que puedes repetir una y otra vez hasta lograr encontrar aquel estado en el que finalmente silenciaste tu mente y entras a una meditación profunda. Este mantra puede ser prácticamente cualquier palabra que te haga sentir tranquilidad, aunque también puedes usar los clásicos como ‘Om’ que representa la conciencia omnipresente, o la frase “Sat, Chit, Ananda” que significa “existencia, conciencia y felicidad”.

Finalmente, si esto te funciona mejor, también puedes probar practicando la visualización. En esta última técnica le permites a tu mente crear un ambiente pacífico que posteriormente podrás explorar mientras sigues creando. Sumérgete por completo en este lugar imaginario, piensa en sus sonidos, sus olores, el clima… y déjate llevar.

Meditation

7.No te des por vencido

Sabemos perfectamente que comenzar con una actividad completamente nueva como la meditación, especialmente después de estar tan acostumbrados a un ritmo de vida pesado y muy estresante, puede parecer muy complicado; sin embargo, cada vez que tu mente comience a divagar, en vez de enojarte o parar por completo, simplemente sonríe y regresa al punto en el que te encontrabas. Es perfectamente normal que sea difícil concentrarse, no está mal, solamente ten siempre en mente que no existe una manera absolutamente certera o perfecta de realizar esta práctica, mientras te sientas feliz y tranquilo puedes saber que lo estás haciendo bien.

8.Practica la atención plena

Recuerda que la meditación no comienza ni termina en aquellos minutos al día que le dedicas; la idea es que vivas un estilo de vida ‘mindful’; es decir, que cualquier cosa que estés haciendo trates de realizarla en un estado de conciencia absoluta, tanto de cuerpo como de mente. Siempre mantente alerte sobre cómo es que se mueve tu cuerpo, qué es lo que sientes, a qué sabe tú comida, etcétera. De esta manera no solamente lograrás sentirte mucho más relajada, sino que lograrás disfrutar mucho más de aquellos pequeños momentos y comprender mucho mejor a tu persona en general.