Cómo ha cambiado en 70 años el uniforme de uno de los trabajos más sexys

62
- Publicidad -

40
En esta década la moda se trataba de confort + glamour y los guantes eran EL accesorio del momento. Así, el uniforme emparejaba una falda en A abajo de la rodilla con un saco ceñido al cuerpo. So chic!

50
Muchos estilos fueron populares durante estos años, pero en los primeros el punto era lograr una elegancia basada en líneas puras, como es evidente en el uniforme de ese período. Un traje sastre semi-fitted era la innovación en la industria y British Airways lo incorporó para sus empleadas. Conforme avanza el tiempo, las bastillas y la cintura se acortarán.

Publicidad

60
Con la aparición de la minifalda, los uniformes se actualizaron y Londres fue LA capital de la moda. Hacia finales, los estampados psicodélicos cedieron el paso a looks más sutiles, como este ejemplo con una fuerte influencia mod.

70
En este periodo diversos estilos convergieron en la industria de la moda logrando una aparente ausencia de reglas de styling. Solo en este contexto, se podían incorporar los pantalones, con corte a la cintura por supuesto, en un uniforme oficial. El sombrero se actualiza a una silueta más moderna.

 

Timeline

80
Una de las décadas con más creatividad en la que predominaron las formas boxy y los hombros prominentes, ambas características estaban en el uniforme de arriba. La tendencia masculina y la oversized también fueron importantes y estuvieron presentes en este trendy look.

90
Durante estos años sucedió EL regreso de la moda minimalista y el reinado del power dressing con sus trajes sastre de falda que dejan las piernas al descubierto. Las mascadas de seda eran un obligado así como las blusas de polka dots; todo personificado en este uniforme.

2000
Y entonces nació el dressy casual. Con looks súper profesionales pero cero acartonados en los que tanto fit como materiales tenían que ser cómodos y stylish a la par. El diseñador Paul Costello colaboró en los diseños usados en este periodo.

2010
El uniforme que usan en esta época es resultado de la colaboración con Julian MacDonald, quien trabajó para Chanel y Givenchy y quien también ha vestido a Liz Hurley y a Kylie Minogue. El objetivo era volverlo a hacer más glamouroso, favorecedor y juvenil sin dejar a un lado la herencia british. ¿El resultado? un tailored suit con pin stripes. El sombrero corrió a cargo de Stephen Jones mientras que la bolsa y los guantes de piel así como el cinturón fueron ideados por Tanner Krolle.