10 cosas que pasan por tu cabeza en tu primer semana de trabajo

141
- Publicidad -

1. Te será imposible aprender tantos nombres. En menos de una hora escuchas por lo menos 10 nombres diferentes de colegas de todas las áreas, y para cuándo termina el día, ya has olvidado la mayoría de ellos.

 

Publicidad

2. No sabrás qué hacer a la hora de la comida. Si llevaste tu propia comida y tus compañeros van al comedor, te sentirás ridículo; lo mismo si no llevaste nada y descubres que todos traen deliciosos platillos hechos en casa. No sabes si comer en tu lugar, o en el comedor, o en tu auto, o en un restaurante…

 

3. Descubrirás el verdadero código de vestuario. Aunque el día en el que firmaste tu contrato te hayan dicho que el dresscode de la empresa es formal-casual, será hasta tu primer día cuando te darás cuenta si está permitido llevar faldas, sandalias, mezclilla, flats, o cualquier otra prenda que hayas puesto en duda. También te darás cuenta que tal vez exageraste en la elegancia de tu look.

 

4. Sabrás si hay flexibilidad para tu llegada. Sólo hay dos opciones, la primera es que madrugues y te des cuenta que no es tan necesario porque fuiste la primera en llegar; la segunda (y la peor) es que aprendas que tendrás que salir con más tiempo de anticipación porque fuiste la última en llegar.

 

5. Esperarás a que tu jefe se vaya para irte. Aunque estés consciente de que la hora de salida es a las 6pm, no querrás poner un pie fuera de la oficina hasta que tu jefe se haya ido; no vaya a ser que te necesite y ya no estés.

 

6. Te darás cuenta que te faltaron herramientas. Cosas tan simples como una pluma, un flexómetro, una bata, o una libreta —dependiendo tu profesión— brillarán por su ausencia cuando más las necesites.

 

7. Encontrarás la forma de identificar a tus compañeros. En tu cabeza crearás apodos como “la despeinada”, “la que grita mucho”, “la que se ríe como loca”, “la que masca chicle”… afortunadamente solo estarán en tu cabeza y los olvidarás tan pronto como recuerdes sus nombres.

 

8. Darás el 100% de tu capacidad laboral. La perfección es tu meta, en todas y cada una de las actividades, desde contestar el teléfono hasta escribir o dibujar algo, también elegirás cuidadosamente tus respuestas y comentarios para tratar de caer bien a todos.

 

9. Dudarás cuándo es momento de salir a tomar aire. ¿Podré ir por un café? ¿Cuánto tiempo me llevará ir a la maquinita por unas galletas?, ¿Se darán cuenta de mi ausencia por 5 minutos?, son preguntas que pasan por la cabeza de cualquiera en su primer día de trabajo.

 

10. Tu lugar de trabajo lucirá aburrido. A menos que seas Elle Woods en legalmente Rubia, y desde el día uno llegues con todo el kit de decoración para personalizar al máximo tu escritorio, durante los primeros días éste lucirá apagado y cero cool.