Un ex empleado de Starbucks revela 10 secretos

1155
- Publicidad -

1. Puedes pedir menos hielo en tu bebida helada para obtener mayor cantidad de la bebida, y por lo tanto, menor volumen de hielos.

2. Pide una bebida caliente grande en vaso venti, así estarás obteniendo mayor cantidad por menor precio.

Publicidad

3. El menú secreto no existe en realidad, hay baristas que pueden hacerte las bebidas si tú les dices cómo son —y más bien sería una especie de pedido a la orden, no es que exista un menú secreto establecido; pero dependerá tanto de la existencia de los ingredientes para hacerlos, como de la disposición del barista y el gerente de la sucursal.

4. Una forma común de divertirte cuándo eres barista, es escribir mal el nombre de las personas que ordenan bebidas. Hay clientes que se molestan e incluso llegan a reclamar, pero la mayoría lo toma con sentido del humor. Incluso es una forma de hacer mercadotecnia, ya que cuándo un nombre está mal escrito, muchas personas deciden tomarle una foto y compartirla en sus redes sociales.

5. El área de preparación de los cafés está muy bien vigilada por cámaras que enfocan cuidadosamente todos los procesos, así que no debes temer nunca por que le echen algo que no deben a tu bebida.

6. Starbucks se distingue como una de las 100 mejores empresas para trabajar en México e incluso tiene el sello de Great Place to Work. Los empleados aseguran que los horarios son muy flexibles, que el ambiente es ligero y divertido, y que las prestaciones son muy convenientes.

7. Los empleados pueden tomar todo el café que deseen de manera gratuita y no sólo el café del día, sino cualquier variante, incluso pueden ponerse creativos y crear sus propias recetas.

8. Si no sabes que pedir o tienes la duda sobre si una bebida te gustará o no, puedes pedir una muestra gratis de esa bebida, obviamente será pequeña ¡pero no tendrá ningún costo!.

9. Los clientes favoritos de los baristas son los que saben exactamente lo que quieren cuándo hay una larga fila, o los que se toman el tiempo de intercambiar un par de palabras cuándo no hay mucha gente; los clientes que más alucinan son los que llegan hablando por teléfono y tratan de hacer que el barista adivine su pedido con solo señalar, o los que son groseros y los tratan como si fueran superiores.

10. La actividad preferida de la mayoría de los baristas es dibujar en el pizarrón, ya que es un momento de creatividad y distracción; ¿la menos favorita? limpiar los baños.