Cómo superar la pérdida de un trabajo

68
- Publicidad -

Perder el trabajo es algo por lo que muchos vamos a pasar. Nadie duda de que es una situación difícil, pero es temporal y tarde o temprano volvemos a tener un puesto de trabajo. Desafortunadamente, muchos la magnifican e interpretan como la pérdida de su amor propio. Lo que de verdad les duele es el daño a su identidad y a su autoestima, a tal grado que llega a impactar en la relación de pareja y de familia. Mensajes internos como “soy una inútil”  y “no valgo ni para mantener una trabajo” magnifican un acontecimiento del que la mayoría puede salir y lo convierten en una tragedia. Tus capacidades no las has perdido, simplemente tendrás que buscar otro lugar donde las puedas desarrollar o las aprecien más.

frase-silvia5abril

Publicidad

Aquí te paso unos puntos clave que tienes que interiorizar cuando te quedas sin “chamba”:

  • No asocies la pérdida de trabajo con fracaso, muchos despidos son decisiones estratégicas de grandes empresas que no tienen nada que ver con los empleados.
  • Si te han echado por envidias o política, el ambiente de tu empresa era tóxico, mejor que desarrolles tus habilidades donde las aprecien.
  • Evalúa que te gustaría hacer, aprovecha esta oportunidad para reinventarte laboralmente y date una oportunidad en trabajar en aquellos que es tu sueño.  SI quieres cambiar de rubro, define tu objetivo y que habilidades nuevas debes de adquirir y en que plazos
  • La mayoría de la gente tendría que cambiar de actividad cada tres años.  A partir del tercer año, deja de aprender.  Por lo que esta situación de desempleo también te servirá para identificar que habilidades debes de aprender.
  • Lo que pocos saben es que los grandes éxitos profesionales vienen de un despido. Tras superado el dolor que produce esta ruptura con una parte de tu vida, te encuentras con una oportunidad de oro.  Esta situación te va a forzar a salir de tu zona de confort y empiezarás a considerar otras opciones en tu vida, a pensar como quieres ser en el futuro y no dejarte llevar por la inercia que te dio tu rutina laboral.  Es un gran momento para reinventarte profesionalmente.
  • Cuando la puerta de un viejo trabajo se cierra, otras se abren para darte la oportunidad de convertirte en aquello que siempre soñaste ser.

Por Silvia Olmedo