Las mentiras que nos dijo Sex & The City sobre vivir en Nueva York

257
- Publicidad -

Todas las mujeres aficionadas a esta serie romántica basada en la ciudad que nunca duerme creemos que vivir en ella será como vivir un episodio de nuestra serie favorita, en la que Carrie y sus amigas pasan experiencias de amor y comedia inolvidables.

La verdad es que después de vivir 3 años en la Gran Manzana, puedo y quiero advertirles que no hay nada más alejado a la realidad que Sex and The City.

Publicidad

Aquí las mentiras más grandes que Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte nos dijeron:

 

1. Siempre se reúnen. Es prácticamente imposible encontrarte con tus amigas, en Nueva York, entre el trabajo, el gimnasio, los dates y el tiempo que necesitamos para nosotras mismas, como limpiar la casa, comprar comida y descansar, lamentablemente ver a tus amigos es muy difícil, pues no hay tiempo y las distancias son otro impedimento como para hacerlo diario. Realmente con amigos te puedes ver una vez a la semana si le hechas muchas ganas pero lo más común es una vez cada 15 días para que se puedan reunir todas a chismear.

 

2. Ligar con chavos increíblemente guapos. Hoy en día tenemos las aplicaciones digitales que nos ayudan a elegir con quien salir y crear el match perfecto para cada quien. Sin embargo, ir a un bar o restaurante en Manhattan y que se te acerquen dos o tres chicos que parecen modelos y te pidan el teléfono, ¡es otra gran mentira! No digo que no pueda pasar, pero siempre que sales no se te acerca el más guapo, a veces se acercan los más feos y otras tantas… nadie.

 

3. Sostener el estilo de vida con el sueldo de Carrie como escritora. Lo vivo en carne propia y colaborar para medios y revistas no alcanza ni es suficiente para llevar el estilo de vida de Carrie: zapatos Jimmy y Manolo, comidas en SoHo, Cosmopolitan drinks en los bares de Meatpacking, postres y cafés con las amigas en Magnolia Bakery y desayunos en la calle todos los días, es meramente imposible. Necesitarías tener dos trabajos, vivir con roomates o tener un novio que te consienta y comparta gastos contigo.

 

4. Comer en restaurantes diario. Con el sueldo de Carrie tampoco es posible, no es suficiente dinero como para gastar en eso todos los días de la semana. Además comen con amigos y como dijimos en el punto 1, nadie tiene tiempo para reunirse, ¿o es que acaso no trabajan?

 

5. Outift. No existe ciudad más difícil para caminar en tacones que Nueva York, entre el metro y las calles empedradas de West Village y Chelsea, las construcciones en Upper East Side, la basura y ratas por todos lados la caminata sería una odisea. Todas las mujeres en Manhattan van en ropa de oficina y tenis deportivos, sus zapatos van en la bolsa o se quedan esperándolas en la oficina. La ropa con la que salen en la serie incluso para ir de fiesta es una exageración, sin duda hay que producirnos para salir en esta ciudad y conseguir un date decente, pero con los climas extremos, una no va tan destapada ni tan estrafalaria pues hay que combatir las inclemencias de la ciudad.

 

6. Gym. No lo pasan en la serie siempre, pero se supone que Samatha y Miranda van al Gym, Charlotte corre por Central Park y Carrie es un ser afortunado delgado por naturaleza. Solo que quede claro que estar así de bien requiere de una buena dieta y ejercicio diario.

 

7. Usar Taxi (uber) 24/7. Nadie, ni siquiera las personas con buen sueldo usan taxi como medio de transporte para TODO. Nuestras carismáticas amigas de la serie lo usan como su medio de transporte de cajón. Todo el mundo tiene metrocard y hace buen uso de ella, es como una extensión de nuestro cuerpo, por supuesto que usamos taxi cuando es muy tarde, salimos de fiesta o el frio es insoportable. Fuera de eso, los newyorkinos disfrutamos de caminar por largos periodos de tiempo y de subirnos al bus o al metro.

 

8. Desayuno diario con amigas. Estas cuatro mujeres desayunan juntas todos los días, una vive en SoHo, otra en Brooklyn, otra en Upper East Side y otra en West Village. No existe posibilidad alguna de que se vean diario a primera hora.

Sin embargo lo que sí es verdad y comparto con ellas es la gran pasión que sienten por encontrar el amor, por vivir y exprimir lo mejor de esta ciudad, gozar cada experiencia y disfrutar de las noches y de las mañanas en Manhattan es algo que no tiene precio, así gasten miles de dólares, vistan como salidas de una revista o salgan con poco dinero y vestidas como una simple mortal, es posible ser feliz en esta ciudad, en donde todo puede suceder.

 

 

Por: María Fernanda Lavalle