8 Rituales matutinos para empezar bien el día

230
- Publicidad -

Bebe un vaso con agua tibia y limón

Tu cuerpo ha estado en reposo y sin ningún hidratante por 8 horas o más, así que antes de ingerir cualquier otra cosa, y de lavarte los dientes, prepara un vaso con agua tibia y el jugo de un limón. Te ayudará a activar tu sistema digestivo y a lubricarlo, así estará preparado para procesar todos los alimentos que consumas durante el resto del día. Si no te encanta el sabor ácido del limón, puedes agregar unas gotas de miel para hacerlo un poco más dulce.

Publicidad

Despiértate a tiempo

No más temprano ni más tarde, calcula bien el tiempo que necesitas para hacer todas tus actividades y pon una sola alarma a la hora que debas pararte de la cama y empezar tu día. Cuesta trabajo al principio, pero poco a poco tu cuerpo se irá acostumbrado y lograrás reunir la fuerza de voluntad que necesitas. Olvídate de poner 7 alarmas cada 5 minutos porque sólo lograrás alterarte y despertar en un bad mood.

Estira tu cuerpo

Cuándo llegue la hora de pararte de la cama estira cada parte de tu cuerpo, desde los brazos y piernas hasta el cuello, el torso, manos y pies. Poco a poco sentirás cómo la energía va pasando por tu organismo y estarás lista para hacer ejercicio o simplemente comenzar tu día.

Escucha una playlist llena de energía

Se ha comprobado que comenzar el día con música que te pone de buen humor te prepara para un día lleno de éxitos. Arma una playlist con tus power songs preferidas y ponla en modo aleatorio a un buen volumen. ¡No te arrepentirás!

No uses tu teléfono por al menos 30 minutos

Si eres de las que inmediatamente al despertar comienza a revisar las notificaciones que recibió durante la noche, ¡mal!. Es un mal hábito que no ayuda para nada a tu humor. Antes de sumergirte en la tecnología enfócate en ti misma.

Desayuna ligero y saludable

Un desayuno muy pesado y con alta cantidad de grasas y carbohidratos te hará sentir pesada y somnolienta la mañana entera. Opta por un desayuno ligero y saludable que incluya fruta y proteína. Al medio día podrás tomar un snack ligero si sientes hambre.

Medita unos minutos

No necesitas ser una experta en el tema, cualquiera puede meditar. Lo único que necesitas es silencio y concentración, ponte en una posición cómoda –que no sea acostada– y despeja tu mente por unos cuántos minutos.

Toma un baño de agua tibia

Un baño con agua caliente solo logrará relajarte y no podrás despertarte como quisieras. En cambio, bañarte con agua fría o tibia hará que todos tus sentidos se activen y al salir te sentirás como nueva, además de tener grandes beneficios para tu piel y pelo. Si de plano no lo soportas, báñate con el agua a tu temperatura ideal y justo antes de salir cierra el agua caliente y mantente unos segundos bajo el agua fría.