Fechas que toda novia debe evitar para su boda

90
- Publicidad -

Navidad y Año Nuevo

Es más que obvio, regularmente estas son fechas en las que las personas  pasan tiempo con su familia cercana o emprenden viajes largos, además seguramente contratar los servicios será mucho más costoso que en cualquier otra fecha (¡si es que lo consigues!).

Publicidad

Finales de eventos deportivos

Tal vez ni tú ni tu futuro esposo sean fanáticos de los deportes, pero seguramente entre tus invitados habrá alguien que vea religiosamente la final del Superbowl, de alguna copa de fútbol soccer, o cualquier otro evento deportivo de fama mundial.

Días feriados con puente

Ponte en el lugar de tus invitados, imagina que estás esperando con ansias ese puente para hacer un viaje que querías hacer desde hace mucho tiempo y justo esa fecha tienes un compromiso al que no puedes faltar. Evita este tipo de situaciones y asegúrate de no elegir ningún fin de semana de puente.

Fines de semana que incluyan viernes 13

Aunque es una cuestión meramente supersticiosa, mejor evita esta fecha. Aunque tú no tengas ningún problema tal vez uno de tus invitados o incluso tu prometido sí.

Fechas de cambio de horario

Los cambios de horario confunden a mucha gente, y seguramente no querrás que tus invitados lleguen una hora antes o después. O peor aún, ¡imagínate que alguno de los servicios que contrataste se confunde!

“Días” de la novia

Por simple comodidad, checa tu ciclo menstrual para planear el día de tu boda. Si ya es demasiado tarde, la fecha se acerca, y sospechas que estos dos acontecimientos se juntarán, entonces acude con tu ginecólogo para saber si puedes hacer algo para posponerlo.

Celebraciones religiosas

Si tendrás una boda religiosa, asegúrate que no estés en plena Semana Santa, Hanukkah, o cualquier celebración importante para tu religión; seguramente tu iglesia o templo tendrá reservada esa fecha para sus propias actividades, y tal vez metas a algunos de tus invitados en un problema moral al tener que elegir entre ir a tu boda o seguir la tradición que su religión le impone.