Etiqueta de regalos y fiestas navideñas; qué hacer y qué no

108
- Publicidad -

Nos encontramos justo en medio de la temporada que requiere mejor habilidad social que nunca; y ya sea en una fiesta con tus compañeros de oficina, o cómo darle un regalo a tus suegros, te contamos los básicos de comportamiento para estas -engañosas- situaciones. Sigue estos consejos y te aseguramos que serás el alma de la fiesta.

 

Publicidad

Nylon_JamieNelson_5126

Con respecto a las fiestas:

Evita hacer cualquier tipo de comentarios ofensivos. Sí, seguramente tienes opiniones muy distintas a las de tu abuelito, o a tus primos que viven lejos, pero créenos, estas ocasiones no son en absoluto el mejor momento para sacar a relucir tus posiciones políticas o religiosas, especialmente sabiendo que se reunirán distintas clases de personas con mentalidades muy diferentes. Trata simplemente de disfrutar su compañía y no caer en peleas sin sentido.

Evita ponerte aquellas prendas que te harán sentir incómoda. Tacones súper altos o prendas muy ceñidas pueden sonar bien pero resultar en pésimas elecciones al final de la noche. Piensa que seguramente vas a cenar platillos pesados que podrían inflamarte, o que incluso podrías derramar salsa sobre tu nuevo vestido blanco.

Si estás organizando una fiesta o cena en tu casa, recuerda pensar siempre en tus invitados. Pregunta si tienen alguna alergia o restricción alimenticia; de esta manera sabrán que piensas en ellos, que te importan, y nadie terminará hambriento o apenado por rechazar la comida.

Haz que todos se sientan cómodos. Recuerda que algunos desastres pueden pasar (como que alguien accidentalmente derrame su copa de vino tinto sobre tu mantel), pero nunca vayas por tu casa pidiendo a la gente que use un porta vaso, o que se quiten los zapatos. Si de verdad quieres cuidar tus cosas, mejor guarda tus piezas favoritas; y si un invitado falta el respeto a tu casa, puedes pedirle amablemente que se retire.

¡Guarda tu teléfono! Sentarte en una esquina mirando tu smartphone te hará parecer aburrido y dará el mensaje de que no tienes ningún interés en estar presente en la fiesta. Mejor, circula por la sala y trata de platicar con distintos grupos de invitados durante la noche. De esta forma no solo ampliarás tu círculo de amistades o conocidos, sino que potencialmente la pasarás muy bien y tendrás nuevos temas de conversación con distintas personas.

Sobra decir que debes vigilar lo que estás bebiendo. Tomar de más y convertirte en el payaso o aguafiestas de la reunión definitivamente es un major faux-pas. Nadie querrá invitarte de nuevo, o si te invitan, lo harán esperando poder burlarse de ti. Mejor, bebe despacio y disfruta tu trago.

 

fashion-holiday-season-festive-outfit-ideas-what-to-wear-style-guide-tips-christmas-new-years-eve-011-1050x700

Con respecto a los regalos:

Si hay cierto rango de precios para los regalos del intercambio, no lo excedas. Si eliges llevar a la persona que te tocó un artículo visiblemente más caro que el presupuesto, simplemente harás sentir mal al resto de los integrantes. De la misma forma, jamás des un regalo por debajo de lo acordado ya que parecerás tacaño. Si no se encuentra dentro de tus posibilidades unirte a un intercambio, es mejor que declines amablemente la invitación. Jamás regales menos de lo que te gustaría te dieran a ti.

Nunca hagas regalos demasiado personales si no conoces bien a aquella persona. Nadie quiere recibir ropa o productos de belleza de un completo extraño. Y te sugerimos que, en esta situación, tampoco optes por artículos decorativos o arte, ya que el recipiente podría sentirse obligado a exhibirlo en su casa a pesar de que no sea de su gusto.

Si vas a dar regalos entre algunos de tus compañeros de oficina, busca que sean pequeños detalles y entrégalos discretamente. Lo último que quieres es herir los sentimientos de aquellas personas en tu piso que no recibieron regalo. Y si lo que buscas es obsequiar algo para hacerles saber que los aprecias, no debes gastar una fortuna.

Si te dieron algo que no te gusta o ya tenías, simplemente agradece. Muestra gratitud por el tiempo que tomó esa persona en elegir algo especialmente para ti. Al final, si lo que deseas es cambiarlo, puedes hablar un par de días después con esa persona y explicarle que ya tenías dicho artículo, y preguntar si les importaría que lo cambies por otra cosa.

Recuerda que estás dando un regalo porque quieres hacerlo, no porque esperes nada a cambio. Así que jamás reclames a nadie por no haberte dado un presente de vuelta; no es elegante y simplemente dejarás ver que te importan más las cosas materiales que tus amigos o familiares.

Si has sido invitado a una cena, trata siempre de llevar algún pequeño reglo a tu anfitrión. No tiene que ser algo muy personal, pero puedes hacerle saber tu agradecimiento por su invitación mediante un delicioso postre para acompañar la comida, vino, un elegante jabón o velas perfumadas.