Los pros y contras de comprar por internet

597
- Publicidad -

El comercio de moda por internet cada vez crece más y más; tanto, que incluso algunos analistas creen que podría llegar a desplazar hasta cierto punto el retail físico. Sin embargo, y como todo, realizar tus compras por internet se conforma de distintos beneficios y desventajas de las que no siempre estás consciente -al menos hasta que te llegan cajas y cajas y cajas a la puerta de tu casa-. Pero como sabemos que nosotras somos expertas en el tema, y tú te mueres por saberlo todo, te contamos si te conviene, o no, dar ese tan esperado click.

 

Publicidad

LocaComprasOrdenador_BlogIP

CONTRAS:

Impuestos y aduana.

Este es uno de los puntos más importantes a considerar ya que es altamente arbitrario y   vital para decidir si te animas a realizar dicha compra o no.

La cosa es que cuando compras prendas, accesorios o zapatos en algún sitio extranjero, tus preciadas adquisiciones deben atravesar la aduana mexicana. En ese momento, y como requisito para ingresar al país, se les impone un impuesto de importación que es tu responsabilidad pagar.

El problema con este impuesto es que no hay una manera en que puedas descifrar qué cantidad será. Puede ser que no te cobren absolutamente nada, pero también puede ser que te lleves una terrible sorpresa y tengas que pagar, incluso, una cantidad mayor al valor de tu compra original para poder tenerla finalmente en tus manos.

Ni hablar sobre probarte la ropa.

Si sabes a la perfección tus tallas en todos los sistemas de conversión del mundo y tienes una buena noción de cómo lucirán ciertas prendas sobre tu cuerpo, entonces estamos seguras de que no tendrás mayor problema; sin embargo, si no tienes ni idea de cuál es la diferencia entre una talla francesa y una italiana, puede que estés en problemas.

Normalmente los sitios que venden moda en línea cuentan con size charts que harán las conversiones por ti; sin embargo, si realmente no estás muy segura de cómo te quedará la prenda, el corte que tendrá sobre tu cuerpo, o te encuentras indecisa entre dos tallas, suele ser complicado elegir correctamente.

Afortunadamente -y te decimos esto por experiencia- aprenderás con simple práctica. Por lo pronto, simplemente asegúrate de leer bien las políticas de cambios o devoluciones de la empresa en la que estás comprando, y si algo no te convence al 100%, puedes pedir un reembolso. ¡Tan fácil como eso! Eso sí, recuerda -al menos las primeras veces- armarte de paciencia y de ganas para lidiar con distintos servicios al cliente; ya que, así como puedes toparte con algunos increíbles y que resuelvan todas tus dudas al momento, puede que otros sean un poco más difíciles de llevar.

Paquetes perdidos.

Por lo general, al momento de realizar el checkout de tu compra, se te ofrecen distintas opciones -a distintos precios- para realizar el envío de tu paquete. A su vez, dependiendo del valor del mismo, la tienda en la que estás a punto de comprar debe ofrecerte algún tipo de garantía en caso de pérdida. Es decir, debes cerciorarte de que tu paquete viaje con una compañía de mensajería seria, y de preferencia que puedas rastrear el estado de tu envío y pedir una firma al momento de la entrega.

¿Por qué decimos esto? Porque nos ha pasado, en más de una ocasión, que distintos paquetes, especialmente aquellos enviados a través del correo regular, se “pierden” misteriosamente; y aunque la marca se encuentre en total disposición de arreglarlo y reenviar las piezas, si éstas se encuentran sold out, no hay mucho que se pueda hacer.

Desconocimiento de la calidad.

Sabemos que siempre hablamos sobre la calidad y construcción de las prendas, por eso es que te recomendamos que si vas a comprar por internet, busques especialmente aquellas marcas o diseñadores que ya sabes bien que cumplen con ella.

Es muy frustrante sobrevivir a la emoción y espera de una compra por internet que, al verla en la pantalla de tu computadora, lucía increíble, pero en el momento en que finalmente la sacas de la caja, te das cuenta de que es de mala calidad, se encuentra mal construida o simplemente luce barata.

Recuerda siempre checar, además de las políticas de devolución, la composición de las piezas y su lugar de origen. Esta es una manera fácil de darte una idea de su calidad y de si vale la pena adquirirla o no.

Adiós a la experiencia.

Por mucho que amemos tener la oportunidad de comprar a través de internet nuestras piezas favoritas de la temporada, también debemos admitir que no se compara en absoluto con vivir la experiencia de entrar a nuestra tienda preferida y disfrutar del interiorismo, los aparadores, el servicio y el hecho de tener los diseños en físico, allí, enfrente de nuestros ojos. Esta experiencia es una que cultiva todos nuestros sentidos y una de las razones principales por las que amamos ir de compras, y abstenerse por completo de ella no vale la pena en absoluto.

 

NAP

PROS:

¡Sin límites!

¿Cuántas veces te ha pasado que encuentras el par de botas perfecto -aquel que habías buscado por meses- solamente para darte cuenta de que no llegará a México? Es muy común que algunas de nuestras marcas favoritas no tengan retailers acá ¡y ni hablemos de una boutique! O simplemente que la pieza en particular que estamos buscando no vaya a llegar a nuestro país.

Pues la buena noticia es que gracias al internet, ya no existen las barreras geográficas. Estás a un sólo click de conseguir esa edición especial exclusiva de Japón, o la última prenda de aquel diseñador que de otra forma no podrías conseguir en México.

De esta manera, tampoco necesitas pedirle a tu amigo, aquel que se la pasa de viaje, el favor de que busque y te traiga eso que estás buscando. Ni tienes que esperar a organizar tu próximo viaje y poder al fin buscarlo tú misma. ¡Es libertad pura!

Tiempo -y precio- real.

Para ser honestos, y a pesar de que vivimos en una época de globalización total, aún sucede que aquella pieza it que está en boca de todos, tarda mucho más en llegar a nuestro país que a otras partes del mundo. Y ¿por qué esperar meses a que alguna compañía lo traiga cuando podrías hacerlo tú misma y disfrutar ya de esa bolsa, zapatos o joyería de ensueño que tanto te gusta? Otro punto a favor es que de esta manera podrás adquirir dichas piezas al precio en el que se están ofreciendo en distintos retailers alrededor del mundo, evitando algunas inflaciones excesivas locales.

¿Existe algo más cómodo?

Por otra parte, el hecho de poder despertar, y desde tu cama, tu baño, tu oficina, o prácticamente cualquier lugar; a través de un sólo click, poder adquirir aquella prenda que te había estado “haciendo ojitos” desde hace semanas, es incomparable. Lo que nos encanta es la sensación inicial de emoción al saber que dicho artículo ya es tuyo, ya tiene tu nombre. Sin embargo, no existe como tal la recompensa instantánea, ya que deberás esperar, al menos un par de días para poder poner tus manos, o tus pies, sobre tus nuevas compras. ¡Nos encanta!

Seguridad.

A pesar de que hace algunos años se decía lo contrario, comprar en línea ahora es sumamente seguro. Ya sea a través de servicios como PayPal, quienes no comparten tu información confidencial con el sitio web, o simplemente el respaldo de otras compañías de seguridad sobre tus sitios de compras favoritos, ya puedes tener casi siempre la certeza de que nada malo sucederá si ingresas los datos de tu tarjeta de crédito.  Eso sí, recuerda siempre checar, en la sección de preguntas y respuestas de la página, qué tipo de protección ofrecen al cliente sobre sus datos personales, ¡y listo!

 

Así que ahora que sabes las consecuencias de aquella pequeña sesión de compras que has estado planeando por meses sin tomar una decisión, evalúa si el online shopping es para ti, o si te quedas con una sesión de compras tradicional dentro de tu tienda favorita. ¿Nosotras? nosotras nos quedamos con las dos.