5 claves para no engordar en diciembre

57
- Publicidad -

¡Bienvenidas las fiestas decembrinas! A la mayoría nos encanta esta época del año. Encontramos el pretexto perfecto para reunirnos con amigos y familiares y mucha comida y bebida nunca faltan. La tristeza viene en enero después de subirte a la báscula y ver que los pantalones ya no te cierran. Ahí es cuando es inevitable sentirse un poco culpable de tanto exceso.

No tienes que estar a dieta durante esta época de celebración, si quieres disfrutar al máximo de estas fiestas sin remordimiento, sigue estos 5 puntos que te aseguro te harán sentirte en perfectas condiciones al terminar diciembre.

Publicidad

1 . Bebe mucha agua
Mantenerte hidratada es básico para no perder la batalla contra los kilos de más. A veces es un poco difícil beber agua durante la época de frío, pero dejando a un lado que la sed se confunde con hambre, tomar suficiente agua es importante para ayudar a tu metabolismo y mantenerte saciada.
Si ingieres bebidas alcohólicas, te recomiendo que bebas por lo menos un vaso de agua entre cada bebida. Esto te ayudará a no retener líquidos y a que tu cuerpo tenga tiempo de metabolizar mejor el alcohol.

2 . Escoge tus batallas
Seamos honestas, no siempre vale la pena comerse todo lo que tenemos enfrente. Si vas a comer rico, escoge cuando realmente te vas a dar el gusto y lo vas a disfrutar a lo grande. Si vas a una comida o posada, evita llenarte de papitas como los horribles chicharrones que nunca se acaban o de pan blanco antes de empezar a comer. Si el postre es malo, no te lo comas solo por festejar. Evita comer de más cosas que ni si quiera te gustan. A veces tenemos tan metido el chip de que comer es igual a convivir, que parecemos aspiradoras en cuanto llegamos a un lugar.

3 . Trata de comenzar siempre con ensalada
Siempre comienza por una ración de vegetales o ensalada. Esto te ayudará a sentirte más saciada y a darle a tu cuerpo más nutrientes antes de empezar con la comida “densa”. Te darás cuenta que comerás menos de lo más engordante si respetas este orden. Si vas a algún lugar donde no habrá ensalada, te recomiendo que antes de salir de casa te prepares una o puedes optar por un <<smoothie>> verde. La fibra hará su trabajo y podrás disfrutar, pero con mayor medida de la comida o cena.
4 . No dejes de hacer ejercicio
Yo sé que se vuelve un círculo vicioso. Parece mentira, pero entre las desveladas, las cenas y compromisos, el gimnasio brilla por su ausencia por lo menos un mes. ¡Trata de no dejarlo! Si no te entusiasma salir de tu casa, puedes hacer rutinas de ejercicio caseras de 20 minutos que puedes encontrar en internet. También puedes salir a caminar cuarenta minutos o subir los pisos de tu edificio en lugar de tomar el elevador. Hagas lo que hagas, no hibernes. Comida en exceso y sedentarismo son el duo perfecto para tirar a la basura todas esas horas en el gimnasio. Procura moverte por lo menos 3 veces a la semana.

5 . No te saltes comidas
“No voy a comer porque vamos a cenar mucho” ¡ERROR! Saltarte comidas hace mucho más lento tu metabolismo, hace que acumules grasa, pone a tu cuerpo en situación de estrés y efectivamente hace que comas de más. Nunca te saltes una comida por atascarte en otra. Si vas a cenar, sigue la misma regla de empezar con una ensalada y saltarte la chatarra que no vale la pena. Tampoco tienes que servirte 2 platos de cada cosa, puedes probar de todo en pequeñas cantidades. Procura comer despacio y saborear cada bocado. Verás que al terminar te sentirás satisfecho y sin remordimientos.

Denise Vargas
Wellness Coach
Bibe