Errores que todos cometemos en nuestra primer semana de trabajo

43
- Publicidad -

1. No presentarte

Ser “la nueva” siempre va a ser incómodo, llegas a un lugar en el que todo el mundo se conoce y tal vez te cueste un poco de trabajo adaptarte; pero si no sacas a esa mujer extrovertida que llevas dentro, será aún más difícil. Saluda a todos los que te hayan presentado en tu primer día y recuérdales tu nombre y tu puesto, también preséntate con las personas que estén a tu alrededor constantemente, al fin y al cabo es la gente con la que estarás conviviendo a diario.

Publicidad

 

2. Creer que lo sabes todo

Tal vez vengas de un trabajo similar, pero debes recordar que esta es una empresa diferente y tal vez las cosas funcionen de otra manera. Es lógico que quieras resaltar ante los ojos de tus superiores, pero también tienes que aprovechar esta semana para adaptarte, hacer todas las preguntas necesarias y resolver tus dudas.

 

3. No ser honesta

¿Estás siendo 100% sincera sobre tus conocimientos? Esto deberías pensarlo desde antes de mandar tu curriculum, imagina que mientes sobre tus conocimientos de un software, y en tu primer día te ponen a trabajar en él –dando por hecho que ya lo sabes–, te quedarás helada al no saber qué hacer y delatará que has mentido.

 

4. Hablar de tu trabajo anterior

No importa si hablas bien o mal, mejor evita el tema y sé respetuosa al respecto; así estarás demostrando tu prudencia y que sabes dejar lo pasado donde pertenece.

 

5. Usar outfits fuera de lugar

Ya sea que sean demasiado reveladores, o que no cumplan con el dress code de la empresa (por ejemplo, si piden vestimenta formal y tú llegas con jeans y flip flops). La forma más rápida de juzgar a alguien es por cómo se ve, y tal vez no sea buen momento para convertirte en el centro de atención por usar un look que no cumple con los estándares de la empresa.

 

6. Prometer demasiado

Ponte metas realistas y evita prometerle a tu jefe el sol, la luna y las estrellas porque podrías estar metiéndote en un serio problema. Recuerda que estos primeros días son para adaptarte y lo mejor es que no te impongas demasiados retos que no estás segura si podrás cumplir.

 

7. Llegar tarde

Si es necesario sal con un par de horas de anticipación de tu casa, sobre todo si vas a ir a una zona nueva de la ciudad en la que no conoces el tráfico y las horas complicadas. Llegar tarde te hará parecer despistada y rebelde, evítalo.

 

8. Abusar de tu smartphone

Dependiendo qué tan exigentes sean en tu oficina con el tema, tal vez tengas permitido contestar una llamada de vez en cuándo o enviar algunos mensajes, pero esto no significa que puedas estar en Facebook todo el día o mandando mensajes a tus amigas para planear su próximo road trip. Usa tus tiempos libres para hacer todo lo necesario y  evita perder el tiempo en algo que no te traerá nada bueno.