5 formas de prevenir enfermedades durante la época de frío

243
- Publicidad -

Todavía no hemos podido sacar los abrigos del closet, pero en cuanto llegue el frío (si el cambio climático lo permite) también llegarán las típicas enfermedades de la época. No hay nada más molesto que pasar las fiestas y posadas con un gripón o con una tos de esas que no puedes ocultar. Si ya sabes que en cuanto baja la temperatura caes a la cama unos días enferma, mejor prepárate y evita estar enferma al llegar el invierno.

Cuida tu digestión
Uno de los descubrimientos más impactantes “recientemente” es que más del 70% de nuestro sistémica inmunológico se encuentra en nuestro sistema digestivo. Si padeces de problemas como gases, inflamación, dolores estomacales, gastritis o colitis eres mucho más propenso a enfermarte. El sistema inmunológico nos defiende de cualquier enfermedad por lo que si no tu digestión te anda pasando factura, estás dejando la puerta abierta para enfermarte.
Trata de excluir comida procesada, mantenerte bien hidratado e incluir una gran variedad de frutas y verduras. Come despacio y mastica bien tus comidas y no abuses de la comida de invierno para mantenerte saludable.

Publicidad

Relájate
El estrés es un detonador increíble de cualquier enfermedad. Para mantenernos alerta (y muchas veces se lo agradecemos) apaga nuestros sistemas de defensa para estar atento al problema que se tiene que resolver. La gran desventaja es que siempre tenemos algo por qué estresarnos y esto sacrifica mucho más de lo que creemos nuestra salud.
Procura dormir un número adecuado de horas cada día, hacer ejercicio regularmente, comer alimentos altos en magnesio y realizar actividades que te ayuden a disminuir el estrés: puede ser desde salir con tus amigos hasta meditar.

Deja entrar un poco el frío
Si eres del club de los friolentos como yo, seguramente poco te falta para salir con cobija a la calle. El cuerpo es tan sabio que siempre busca tener un equilibrio con el medio ambiente y se adapta a las condiciones externas. No te digo que salgas en shorts, pero exagerar en la calefacción y las 20 capas de ropa tampoco ayuda mucho. (Claro, depende de donde vivas).

Trata de ventilar tu casa para que se nivele un poco la temperatura y no abuses de la ropa de frío si no es necesario. El cuerpo, al sentir que está en época de frío solito activará los procesos necesarios para defenderte. Lo mismo va para la comida… si no vivimos en Siberia, no es necesario que comas como si fueras a hibernar. Es normal que se te antojen bebidas calientes, pero no abuses de comida muy pesada y densa si tu cuerpo no la necesita.  Sobrecalentar el cuerpo en época de frío lo puede llevar a un desequilibrio que terminará por enfermarte.

Consume alimentos altos en vitamina C
Consumir alimentos altos en vitamina C refuerza a todo nuestro sistémica inmunológico. Es una excelente forma de prevenir cualquier enfermedad. No solo evita complicaciones durante resfriados si no que también beneficia a tu sistema cardiovascular y es esencial para la nutrición del cuerpo. No es tal cual un remedio, pero  si no una forma de prevenir enfermedades.
Si quieres incrementar tus niveles de vitamina C, añade a tu dieta frutas cítricas como: naranja, limón o mandarina, perejil, pimientos, berros, kiwis, espárragos, guayabas, coliflor y col de Bruselas.

Al primer síntoma, no te automediques
Definitivamente no estoy en contra de los medicamentos, pero vivimos en una época donde hay una pastilla para todo. Si te estás empezando a sentir mal, por favor no caigas en: “Mejor me tomo algo para cortarme la gripa antes de que me de peor”. ¡Grave error! Todo malestar es una señal de alerta de nuestro cuerpo. Muchas veces lo que pasa es que nos tomamos algo para desaparecer los síntomas y seguimos con mucho estrés, sin descansar, sin alimentarlo adecuadamente y sin darle a nuestro cuerpo lo que necesita. Esto, a la larga termina por tirarnos en la cama por muchos más días.

Si te empiezas a sentir mal,  come bien, duerme y no dudes en acudir a algún buen remedio lleno de vitaminas y maravillas como el té de jengibre con limón o un ajo licuado con miel y jengibre. A veces el cuerpo lo único que necesita es que lo apapaches por unos días para después estar como nuevo. Si de plano sientes que estás muriendo, visita a tu médico y él te indicará si es un proceso infeccioso o algo más severo que necesita ser tratado. Lo importante es que no te aceleres y antes de correr al botiquín por una pastilla, le des el cuidado que necesita para estar mejor.

Denise Vargas
Wellness Coach
Bibe