¿Qué es y cómo saber si tengo una intolerancia alimenticia?

148
- Publicidad -

Para aclararnos un poco respecto a este tema, primero lo primero: Una alergia y una intolerancia alimenticia no son lo mismo. Muchas veces pueden tener síntomas similares y por eso la confusión.

Sin ser tan técnica, una alergia causa una reacción en el sistema inmunológico que afecta severamente al cuerpo. Algunos de los síntomas pueden ser salpullido o ronchas en la piel,  dolor en el pecho, baja presión e incluso problemas para respirar, lo que puede poner tu vida en peligro. Consumir una mínima cantidad del alimento al que se es alérgico puede desatar una reacción severa. De hecho, los casos se vuelven más crónicos si es que lo intentas consumir una segunda o tercera vez.

Publicidad

En cambio, una intolerancia alimenticia puede producir síntomas molestos como dolores de cabeza o problemas digestivos que aunque pueden mermar tu salud (no olvidemos que recientemente se ha descubierto que gran parte del sistema inmunológico se encuentra en los intestinos) no te ponen en riesgo de muerte inmediatamente.
Hay muchas razones para preocuparse por una intolerancia alimenticia. Puede provocar desnutrición, cansancio, mala digestión y falta de concentración, que en ningún caso beneficia a tu bienestar. Pero siendo objetivos, no te vas a morir en el momento.

Sospecho que tengo una alergia/intolerancia, ¿qué hago?
Como ya lo mencioné, pueden confundirse, pero lo primero que debes hacer es evaluar tus síntomas y acudir con un alergólogo… de verdad. Así como automedicarse está mal, hacerse pruebas inadecuadas sin conocimiento y sin la interpretación de un EXPERTO, te llevará a nada. En el caso de una alergia, acude con un médico que pueda diagnosticar si realmente tienes una alergia que pueda poner en riesgo tu salud de manera grave. El te hará pruebas para diagnosticar si tu sistema inmunológico efectivamente está desatando una reacción peligrosa. Investigará tu caso y definirá si debes suprimir definitivamente el alimento. Te brindará opciones de medicamento en caso de consumirlo y te especificará las precauciones que debes tomar si llegas a tener un cuadro de emergencia.

Ahora, si cada que tomas leche te inflamas, probablemente sea más una intolerancia. Actualmente, hay pruebas de intolerancia que siendo honesta, a veces son un poco contradictorias. Debes de entender que el cuerpo naturalmente reacciona cuando lo saturas de un alimento. A veces, es normal que se vuelva intolerante si te tomas 2 litros de leche todos los días, ¿no crees? Por eso, mucha gente se queja que justo los alimentos que más consume son los que salen con intolerancia en las pruebas. Puedes realizarte estos exámenes y después consultar con un especialista en nutrición, si eliminar la inmuerable lista de intolerancias que salen en los resultados es saludable y te hará la vida más feliz.

Otra opción es hacer una dieta de eliminación donde por aproximadamente 4 semanas retirarás los alimentos de tu dieta que comunmente causan intolerancias.  Después los reintroducirás gradualmente uno a uno para ver cómo reacciona tu cuerpo.  De esta manera podrás definir lo que te cae mal y lo que no. ¡OJO! No puedes hacer esto si es el caso de una alergia. Si lo haces, vas a ir directito al hospital.

Lo más importante de todo es el sentido común. Si Juanita es alérgica e intolerante a 325 alimentos, tú no eres necesariamente alérgica ni intolerante. Antes de cualquier cosa, sé consciente de tu cuerpo y tus sensaciones. Es muy diferente ser celíaco (alérgico al gluten) a que te caiga mal el pan (ser intolerante) . No quiero desatar controversia, pero suprimir grupos alimenticios radicalmente sin consciencia puede causar daños graves a tu salud. Tu dieta debe ser única y depende de muchos factores como tu sexo, edad, estilo de vida, complexión e incluso rasgos étnicos.
Procura que reine el sentido común, asesórate siempre de un especiliasta y no imites por moda, cambia hábitos por consciencia.

Denise Vargas
Wellness Coach
Bibe