Seis hábitos saludables que debes desarrollar ¡ya!

99
- Publicidad -

El ritmo de vida actual puede llegar a causar muchos estragos en nuestro cuerpo, tanto física como mentalmente; y en diversas ocasiones realizamos acciones que sin darnos cuenta nos perjudican más de lo que pensamos. Por esta razón es que decidimos darte consejos básicos -y súper sencillos- de qué debes hacer para lograr revertir el daño y sacar tu lado más sano de ahora en adelante.

 

Publicidad

Desmaquillarte y lavarte la cara DIARIO por las noches.

Seguramente no es la primera vez que escuchas que dormir maquillada es una de las peores cosas que puedes hacerle a tu piel; pero muy probablemente, a pesar de escucharlo hasta el cansancio, sigues sin serle fiel a esta regla. Según estudios, ¡un tercio de las mujeres dormimos al menos dos veces a la semana totalmente maquilladas! Pero dormir con maquillaje no solamente reseca la piel a niveles importantes, sino que es un motivo de envejecimiento prematuro, tapa los poros y evita la correcta oxigenación de la misma.

Incluso aunque no te maquilles diariamente, es muy importante que limpies -e hidrates- tu cara antes de dormir, ya que factores en el ambiente pueden causar daño a la estructura celular de tu piel y disminuir la producción de colágeno, ayudando a la aparición de las -tan temidas- líneas de expresión.

 

Cambiar el refresco por suficiente agua.

Así como tu piel necesita hidratarse constantemente, el cuerpo necesita de suficiente agua para realizar correctamente sus funciones vitales. Y tal vez sea porque no lo recuerdas, porque no quieres necesitar ir al baño todo el tiempo, o simplemente porque no te gusta su sabor, pero no beber este líquido puede ser muy perjudicial para tu salud.

A la vez, beber refresco en exceso seguramente te traerá sobrepeso y hambre extrema,  al mismo tiempo que debilita tus dientes y huesos, además de que no aporta ningún valor nutricional. ¡Pero ni siquiera los refrescos de dieta se salvan! ya que pueden provocarte diabetes tipo 2 y un riesgo elevado de padecer ataques cardíacos.

Por esta razón te recomendamos que te deshagas de todo tipo de bebidas dulces y gaseosas, y las reemplaces por agua fresca. Incluso puedes realizar infusiones con tus frutas favoritas para mejorar su sabor.

 

Visita al doctor regularmente.

Tal vez, en primer instancia, esto te suene a un desperdicio de dinero o pienses ¿por qué visitarías al doctor si no estás enfermo? Sin embargo, es muy importante realizar chequeos regulares con tu dentista, médico general, ginecólogo, etcétera. Recuerda que la mayoría de las enfermedades son curables si son detectadas en una etapa temprana y la prevención es la mejor ideología de vida. Incluso, puedes pensar que a la larga te saldrán mucho más baratas dichas visitas, que un tratamiento de una enfermedad muy avanzada.

 

¡Cocina en tu casa lo más que puedas!

Entendemos perfectamente que con las decenas de responsabilidades que llevamos día a día es difícil encontrar tiempo para cocinar y es mucho más fácil comprar comida ya preparada o buscar el lugar de comida rápida más cercano. Sin embargo, de esta manera no posees ningún tipo de control sobre lo que estás comiendo; no sabes de dónde provienen los ingredientes ni cómo son preparados. En cambio, si te involucras -en la mayor medida posible- con tus alimentos, tú mismo puedes elegir lo que estás poniendo en tu organismo y las porciones. Porque, siendo realistas, una alimentación saludable te evitará decenas de problemas a la larga y conservará tu organismo funcionando a la perfección. ¿Quién quiere sufrir de sobrepeso y problemas de salud debido a una pobre alimentación?

 

Descansa suficiente.

Dormir el tiempo necesario sirve para reparar tu cuerpo y prepararlo para una nueva jornada de actividades; pero si no descansas lo suficiente, tu organismo no funcionará adecuadamente y te sentirás adormilado, poco alerta y no serás nada productivo. Lo mejor es que descanses por aproximadamente ocho o nueve horas para sentirte recargado, relajado y evitar la acumulación de una deuda de sueño muy difícil de mitigar posteriormente. Prioriza tus horas de sueño y te aseguramos que al día siguiente te sentirás a la perfección y con ganas de realizar todas tus actividades diarias; y por consiguiente de mejor humor. ¡Perfecto!

 

Camina.

Probablemente has escuchado en más de un sitio que permanecer sentado ahora tiene la misma mortalidad que la adicción al cigarro. ¡Y es cierto! Sabemos que la mayoría de nosotros tenemos trabajos altamente sedentarios en los que debemos sentarnos frente a la computadora por horas y horas… y el tráfico tampoco nos está haciendo ningún favor.

Por esta razón es que te recomendamos que te levantes de tu escritorio lo más que puedas, que dejes tu coche en el lugar de estacionamiento más lejano y optes por tomar las escaleras en vez del elevador, e incluso que salgas a caminar -por 30 minutos- en tu break de comida. Trata, en la medida de lo posible, de caminar y mantenerte de pie el mayor tiempo; la idea es que te mantengas activo para evitar que tus músculos y articulaciones se lleguen a atrofiar; y recuerda que el ejercicio también es básico.