¿Cuántas horas de sueño necesitamos realmente?

91

Un sueño adecuado es básico para el buen funcionamiento del cuerpo humano de la misma manera que lo es hacer ejercicio, comer bien y beber mucha agua; sin embargo debemos admitir que con todas las responsabilidades y pendientes que nos aquejan hoy en día, es prácticamente imposible llevar un buen hábito de descanso, o peor aún, dormir las horas necesarias para que nuestro cuerpo logre reponerse y seguir con la vida cotidiana.

No obstante, y aunque no lo creas, no dormir lo suficiente puede traerte problemas como sobrepeso, presión arterial alta, diabetes, entre otros. Y a pesar de que en la actualidad dormir de seis a siete horas por noche suena bastante bien, en la realidad esto provoca privación crónica del sueño, razón por la que seguramente ya ni recuerdas cómo es sentirse bien despierta, descansada, alerta y feliz.

Publicidad

Porque no es normal que te de sueño durante tu clase de 12pm, ni mientras das aquella importante presentación, éstos son algunos signos para determinar si te encuentras privada de sueño:

-Necesitas un despertador para lograr pararte de la cama a tiempo.

-Aprietas demasiadas veces el botón de “Snooze”.

-Te cuesta mucho trabajo levantarte y salir de las cobijas.

-Te da sueño durante reuniones, mientras lees, en el tráfico o en cuartos cálidos.

-Te quedas dormida mientras ves la tele o realizas alguna actividad relajante.

-Sientes la necesidad de dormir de más los fines de semana.

Y es que a pesar de que pasamos más de un tercio de nuestras vidas dormidos, no damos a esta actividad la importancia que se merece. Por lo que, si como nosotras, crees que es hora de terminar con estos malos hábitos, te recomendamos que comiences prestando atención detallada de tu humor, energía y salud. Compara los resultados entre una buena noche de sueño contra una pobre y pregúntate qué tan seguido logras tener un descanso adecuado. También es recomendable que lleves un diario del sueño en el que registres a qué hora te fuiste a la cama, a qué hora te levantaste, si despertaste durante la noche, cómo dormiste, si te costó trabajo despertar, etcétera. Esto te ayudará a determinar con exactitud con cuánto sueño tu cuerpo logra mantener el equilibrio.

Porque las necesidades de sueño varían a través de la edad, pero también le impactan factores como tu estilo de vida y salud, es muy importante examinar qué  factores están afectando tanto la calidad, como la cantidad de tu sueño, con el fin de determinar cuántas horas serán necesarias para reponerte adecuadamente. Entre los factores a observar se encuentran:

-Si eres productiva, sana y feliz con seis o siete horas de sueño, o si necesitas un par más para sentirte a la perfección.

-¿Tienes problemas de salud como sobrepeso o alguna enfermedad importante?

-¿Estás teniendo problemas para dormir -y descansar- adecuadamente?

-¿Dependes de la cafeína o siestas para mantenerte despierta durante todo el día?

Estos datos, comparados con los rangos de sueño recomendados por la National Sleep Foundation deben llevarte a un resultado sobre tus horas de descanso ideales:

-Los adolescentes entre 14 y 17 años requieren etapas de sueño de entre 8 a 10 horas.

-Y los adultos jóvenes (18 a 25 años) requieren de siete a nueve horas.

-Mientras que los adultos, de entre 26 a 64 años también necesitan sueño de siete a nueve horas.

-Los adultos mayores a partir de 65 años deben dormir entre 7 y 8 horas para mantenerse alerta.

Pero si todavía no logras sentirte descansada y buscas lograr un sueño de mejor calidad te recomendamos que mantengas un horario para dormir; duerme y despierta a las mismas horas ¡incluso en fines de semana! Realiza algún ejercicio o ritual relajante antes de ir a la cama y evita beber alcohol o cafeína antes de dormir.

No te olvides de ejercitarte diariamente, y crea en tu cuarto un buen ambiente de descanso; elimina luces artificiales, sonidos, mantén una temperatura agradable y busca tus colchones y almohadas ideales.

Sin embargo, para lograr conseguir un descanso exitoso debes recordar que lo más importante es que debes hacer de éste una PRIORIDAD en tu día a día; considéralo como una actividad importante que debes realizar a diario, y trata de no llevarla al final de tu lista de “cosas que hacer”.

Intercambiar tus preciadas horas de sueño por la realización de pendientes u otras actividades no te llevará a nada bueno. Incluso, existen ciertos estudios que demuestran que la productividad va de la mano con un buen descanso; ya que mientras duermas -y descanses- lo que tu cuerpo necesita, tu eficacia aumentará. Te sentirás con más ganas de hacer las cosas, e incluso las realizarás más rápido, con mejor humor y mayor calidad.