Cinco historias de terror que te preparan para la noche de Halloween. Booo!

102
- Publicidad -

¿A quién no le gusta leer algunas buenas historias de terror? Y como la época del año lo amerita, te contamos algunas de nuestras favoritas, ¡pero ten cuidado, porque probablemente no podrás dormir con las luces apagadas!

Detesto cuando mi hermano Charlie se tiene que ir, vía Reddit.

Publicidad

Odio cuando mi hermano Charlie tiene que irse. Mis padres constantemente tratan de explicarme lo enfermo que está, y que tengo la suerte de tener un cerebro en el que todos los químicos fluyen adecuadamente a sus destinos como ríos sin represas ni diques.

Cuando me quejo de lo aburrido que estoy sin un hermanito para jugar, ellos tratan de hacerme sentir mal al señalar que su aburrimiento probablemente supera con creces al mío, teniendo en cuenta su confine a un cuarto oscuro en una institución.

Yo siempre les pido darle una última oportunidad; cosa que por supuesto hicieron al principio. Charlie ha estado en casa varias veces, cada una de menor duración que la anterior. Cada vez sin falta, todo comienza de nuevo, los gatos de la vecindad aparecen  en su baúl de juguetes con los ojos arrancados, las navajas de afeitar de mi padre tiradas en la resbaladilla para bebés que se encuentra en el parque al otro lado de la calle; y las vitaminas de mamá reemplazadas por trozos de pastillas para lavavajillas.

Mis padres ahora lo dudan, tratan de usar las “últimas oportunidades” con moderación. Dicen que su trastorno le hace encantador; hace que sea fácil para él fingir normalidad  y engañar a los doctores que le atienden para que piensen que está rehabilitado, listo para salir. Que si quiero que él se mantenga seguro, debo aguantar mi aburrimiento.

Odio cuando Charlie se tiene que ir, porque así debo pretender que soy bueno… hasta que él regresa.

Helen Bullock, vía AnOther.

“Me encontraba conduciendo de vuelta de Manchester para ver a mi familia en Shropshire,” recuerda la ilustradora y diseñadora textil Helen Bullock. “Era muy tarde… oscuro y estaba lloviendo. Me encontraba a sólo diez minutos de casa, y la carretera estaba completamente vacía, cuando de pronto tuve que pisar abruptamente los frenos. Un hombre había aparecido literalmente de la nada. Estaba de pie directamente delante del coche; usaba una gorra, una camisa blanca con las mangas enrolladas y un chaleco; parecía un obrero de la era victoriana. Entonces, antes de que me diera cuenta, simplemente desapareció. Al día de hoy, me encuentro convencida de que era un fantasma.“

“Entonces, otra vez en Manchester, yo estaba viviendo con un grupo de amigos y cosas extrañas comenzaron a suceder. Primero, alguien llegó a casa y encontró un líquido marrón que parecía té sobre la mesa; pero todavía estaba caliente, cosa que era imposible ya que nadie había estado en la casa durante todo el día. He oído que el líquido marrón está destinado a significar fantasmas. Las cortinas también habían sido derribadas, y el reloj se había detenido. En los próximos días, cosas similares siguieron sucediendo… Entré en nuestro pequeño cuarto de baño y los grifos se encendieron a la máxima potencia, y al igual que la ducha, las paredes estaban completamente empapadas; sin embargo cuando volvimos momentos después para comprobarlo, éstas se encontraban totalmente secas.”

El payaso.

Se dice que una adolescente trabajaba de niñera para unos padres -bastante ricos- en California. Ellos le dieron rienda suelta de la casa a la chica, pero le pidieron que después de acostar a los pequeños, viera la televisión en el cuarto más lejano para no despertarlos.

Ella así lo hizo hasta que comenzó a asustarse poco a poco más y más gracias al muñeco -tamaño real- de un payaso, que se encontraba como decoración en la esquina de la habitación. Pasaron las horas y la mirada vacía del muñeco se volvió demasiado difícil de soportar, por lo que la niñera llamó a la madre de los niños preguntando si podía ver la televisión en otra habitación, explicando que su muñeco de payaso gigante la estaba asustando.

La madre se quedó sin aliento, y luego tartamudeó, “Saca inmediatamente de la casa a los niños. Nosotros no tenemos ningún muñeco tamaño real de un payaso”…

Fotografías, por Kim Z Dale.

Vacilante me desplazaba a través de un sitio web lleno de fotografías de mí durmiendo… sólo para darme cuenta de que en cada imagen, aquel hombre extraño se acerca un poco más a mi cama. En la última imagen subida al sitio, él ya estaba levantando la manta.

No sirve de nada fingir que duermes, vía Reddit.

Un niño se encuentra durmiendo en su cama, durante una noche norma, hasta que escucha pasos fuera de su puerta y se asoma para ver lo que está sucediendo. De pronto, la puerta se abre silenciosamente para revelar a un asesino que lleva los cadáveres de sus padres.

Después de apoyarlos silenciosamente sobre una silla, el asesino escribe algo en la pared con la sangre de los cadáveres… y a continuación, se esconde debajo de la cama del niño.

El pequeño no podría estar más asustado; no puede leer la escritura en la pared y sabe que el hombre está bajo su cama. Pero como cualquier niño, pretende que duerme durante todo ese tiempo. Se queda quieto como los cuerpos mientras escucha la silenciosa respiración que proviene de abajo de su cama.

Pasa una hora, y cuando logra ajustar completamente sus ojos a la oscuridad, intenta comprender las palabras de la escritura, pero es casi imposible. Cuando finalmente logra comprender la frase: “Sé que estás despierto “, jadea fuertemente y siente como algo se mueve debajo de su cama…