10 razones por las que amamos ya no estar en nuestros veintes

62
- Publicidad -

1. Durante todo este tiempo has llegado a conocer tu cuerpo, lo que le hace bien y lo que no, y estas totalmente consciente de las consecuencias que tus acciones tendrán sobre él.

2. Científicamente hablando, tu cerebro se desarrolla por completo hasta que cumples los 25 años; antes de esa edad tu forma de pensar y gustos cambiarán drásticamente, por lo que al llegar a los 30 ya se habrá desarrollado por completo.

Publicidad

3. Has llegado a conocerte a ti misma como nunca antes, la presión por ser popular, divertida, perfecta y encantadora se ha ido y hoy puedes ser tu misma.

4. Si eres soltera, seguramente ya habrás tenido una larga lista de experiencias amorosas –malas y buenas– las cuáles te han dejado enseñanzas que hoy te sirven para saber lo que buscas en una persona; si tienes una pareja desde hace mucho, seguramente habrán pasta do juntos desde sus mayores triunfos hasta experiencias difíciles que hoy ha fortalecido su relación.

5. Has cometido errores que te han dejado enseñanzas, y aunque en su momento fueron vergonzosos o difíciles, hoy los ves como una experiencia más.

6. Las amistades que has conservado durante todo este tiempo seguramente se quedarán en tu vida, ellos han estado ahí a lo largo de tu desarrollo como un adulto y se han vuelto indispensables en tu vida.

7. Seguramente ya serás una persona independiente, con una estabilidad financiera que le permite pagar no solo sus cuentas sino también uno que otro capricho.

8. Tal vez estés traumada al darte cuenta que ahora un desvelada puede arruinarte todo el fin de semana, cuando antes podrías aguantar desde el jueves hasta el domingo sin papar. Pero también sabes disfrutar más un momento de calidad con tu pareja, amigos, o hasta sola viendo una peli o cenando deliciosos platillos sin tener que dormirte a las 6am.

9. Profesionalmente puedes estar en la cumbre de tu carrera –o cerca de llegar a ella– se acabaron los días en los que te rechazaban por falta de experiencia o en los que tenías que sacrificarte por alcanzar tus metas.

10. Conoces tus límites en todos los sentidos, desde a la hora de ir de fiesta hasta cuánto comer, comprar, o incluso en una discusión, sabes controlarte mejor a ti misma