Mantén tu peso sin sacrificios

89
- Publicidad -

1. Come despacio. Así  disfrutarás más de tu comida y al mismo tiempo al cerebro se le facilitará registrar la señal de saciedad y no sentirás la necesidad de seguir comiendo.

2. Organiza tus horarios de comida. Recuerda, 3 comidas y 2 colaciones deben de estar distribuidos a lo largo de tu día.

Publicidad

3. No te saltes ninguna comida, especialmente el desayuno. Cuando lo haces, provocas que tu metabolismo se vuelva más lento acumulando grasas y calorías.

4. No te prives de tus antojos. Con esto, lo único que lograrás es que más tarde tengas ganas de darte un atracón con el fin de saciar ese antojo.

5. Cuida tus porciones. Puedes comer todo tipo de comida que quieras, siempre y cuando no abuses de la cantidad.

6. Ten presente el refrán: “Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo”. Lo mejor es que los alimentos fuertes y pesados los comas durante la mañana y parte de la tarde. En la noche tu metabolismo descansa al igual que tú.

7. Duerme lo suficiente. Si te faltan horas de sueño afectas a todo tu cuerpo y obviamente al sentirse cansado, todos sus procesos se hacen más lentos.

8. Olvida a partir de ahora la regla de mamá de “come todo lo que hay en el plato”. Cuando te sientas satisfecha deja la comida que queda, puedes guardarla para más tarde. Si te obligas a terminártelo todo, tu estómago se expandirá y en el futuro cada vez te cabrá más comida.

9. Hidrátate. ¿Te ha pasado que comes y comes y aún sientes que tienes hambre? Esto es porque en ocasiones el cerebro confunde la sensación de “hambre” con la de “sed”. Si te llega a pasar, bebe un poco de agua y quizá esa “hambruna” desaparezca.

10. Manténte activa. No es necesario que vayas al gym todos lo días, cambia un poco tu rutina y en lugar de subirte a tu auto para ir a cualquier parte, camina. Una caminata diaria puede cambiar tu vida.

11. Ten siempre presente tu edad. Disfruta de la vida y de los alimentos sin olvidar cuantos años tienes. Es importante que sepas que así como cambia el cuerpo, el metabolismo también lo hace con el tiempo.