4 claves para leer las etiquetas de los alimentos

89
- Publicidad -

Literalmente somos lo que comemos. Nuestro corazón, pulmones, hígado, piel y cada centímetro de nuestro cuerpo está hecho de lo que nos llevamos a la boca. Por eso,  bien dicen que: “con cada bocado alimentamos nuestra salud o enfermedad”.
Para tener una buena alimentación la primera regla que debemos seguir es:  elegir comida que sea lo más parecido a como se encuentra en la naturaleza.  La fruta, verdura, nueces, semillas y huevo son buenos ejemplos. Por el otro lado, por más saludables que creas que son las barritas de cereal light, te aseguro que nunca las has visto crecer en un árbol.
Los alimentos procesados normalmente están llenos de cosas que dañan a nuestro cuerpo y no necesitamos. Sé que en una vida ajetreada como la que la mayoría vivimos, parece casi imposible  y nada práctico comer todo tan natural.  No se trata de hacerte la vida imposible, existen productos mejores que otros y lo importante es que sepas elegir lo mejor.
Hay una inercia y un miedo enorme al número de calorías que aporta un alimento, pero créeme, eso es lo último que tienes que ver en un empaque. Para aprender a distinguir lo más saludable para tu cuerpo, solo sigue estas claves que te ayudarán a tomar mejores decisiones la próxima vez que vayas al súper.
Cuenta el número de ingredientes
El número ideal es 1 ingrediente. Entre más sencillo mejor. Por ejemplo, si encuentras arroz y lo único que dice es: arroz. ¡Producto saludable, limpio y natural! . No quiero desanimarte pero la mayoría de los procesados tienen muchísimas cosas, trata de limitarte a un máximo de 5 ingredientes. Aunque parezcan inofensivo lee la etiqueta. Te reto a que revises el empaque de una sopa instantánea o la caja de tu cereal favorito…¿Crees que es saludable?

Fíjate en la cantidad de azúcar
Comemos mucha más azúcar de la que creemos, está escondida en todos lados. Para saber cuánta azúcar tiene un producto, la relación es la siguiente: 5 gr de azúcar es aproximadamente 1 cucharada de azúcar refinada. ¿Has visto cuánta azúcar tiene el jamón, el yogur, las bebidas deportivas e incluso el pan de caja? Es el elemento favorito de los productos bajos en grasa, así que no te fíes. Trata de obtenerla de las frutas y verduras que consumes durante el día. En el ideal no consumas productos procesados que tienen más de 1 cucharada.

Publicidad

Busca nombres raros o impronunciables
Si tú no lo entiendes, tu cuerpo no lo entiende. La ingeniería en alimentos ha avanzado muchísimo. Yo no sé si has hecho el experimento, pero por ejemplo: el pan de caja, cada vez tarda más en echarse a perder. Yo sé que tu y tus papás comían muchas cosas que hoy se ven mal cuando eran niños y no les pasaba nada… lamento informarte que aunque sea la misma marca, pongo las manos al fuego que no es la misma fórmula ni los mismos ingredientes.  La comida procesada ha evolucionado para que dure más tiempo. Evita llenarte de químicos que no necesitas, la comida natural se echa a perder.

Huye si encuentras algo de la lista negra
Si ya revisaste los 3 primero puntos y el producto se ve decente, pero encontraste uno de los mayores enemigos es un NO automático. Estos enemigos se han considerado las cosas más peligrosas, cancerígenas y dañinas para el cuerpo humano.  Huye en automático si encuentras: jarabe de alta fructuosa, glutamato monosódico, saborizantes artificiales, colorantes y edulcorantes.
Comer saludable no se trata de ser radical y solo comer lo que cultivas en la maceta de casa. Estoy segura que no te vas a morir por comer unas donas empaquetadas, pero de lo que se trata es de elegir las mejores opciones y sobretodo ser consciente de que tu bienestar es lo más importante.

Denise Vargas
Wellness Coach
Bibe