La oficina ¿engorda?

158
- Publicidad -

En un estudio realizado a más de 3000 empleados de oficinas, se encontró que mas del 45% por ellos subieron de peso durante sus primeros meses de trabajo; principalmente los que tienen empleos que provocan niveles altos de estrés. Estar sentada mucho tiempo, abusar de las botanas entre comidas, y no hacer ejercicio son solo algunas de las razones que provoca este aumento de peso

1. Las horas que pasas sentada. No debes estar sentada por más de una hora seguida, ya que los músculos que dejan de trabajar se hacen más resistentes a la insulina y los niveles de azúcares y triglicéridos en la sangre aumentan; además casi la totalidad de tu sistema deja de trabajar. Párate cada 15 minutos, aunque sea al baño, a tomar agua, o al escritorio de tu compañero.

Publicidad

2. El tiempo que pasas manejando. Se ha demostrado que las personas que viajan en transporte público, tienen menor IMC que los que pasan mas de una hora manejando para ir al trabajo.

3. Estrés. Estar bajo los efectos del estrés hace que acumules grasa y que sientas la necesidad de consumir azúcares, además el estrés por trabajo también está relacionado con la diabetes tipo 2.

4. Trabajar hasta tarde. Si eres de las que se desvela para terminar una presentación, o no tiens un horario de sueño bien establecido, esto puede traducirse en un aumento de peso. En un estudio realizado por la Universidad de Pennsylvania, se encontró que los adultos que duermen 4 horas de noches seguidas tienden a ganar más peso que los que duermen 8 horas.

5. Comidas. Si eres de las que prefiere pasar a comprar algo al drive-thru antes de ir a la oficina, o salir y comer comida chatarra en vez de algo saludable, seguramente ya te habrás dado cuenta que has ganado unos kilitos de más. Trata de llevar algo saludable como una ensalada, un filete a la plancha con verduras, etc…

6. La maquinita enemiga. Los snacks que puedes comprar en la maquinita son los peores enemigos de nuestra dieta, trata de llevar siempre en tu bolsa un snack saludable como una barrita de cereales o una fruta para cuándo sientas esa necesidad de comer un refrigerio.

7. Comer en tu cubículo. Si te gusta comer mientras trabajas, deberías saber que esto puede hacer que aumentes tu peso ya tu cuerpo no podrá digerir correctamente los alimentos al permanecer sentada, además al comer distraída podrías perder la noción de lo que estas comiendo e incluso podría darte hambre de nuevo más rápido